06 junio, 2013

La venta de aceite de oliva baja un 26% de octubre a abril


La comercialización de aceite de oliva ha sufrido un importante retroceso durante los siete primeros meses de la actual campaña si se compara con la anterior. Así, hasta finales de abril se habían comercializado algo más de 600.000 toneladas, lo que supone una caída del 26%. Esta bajada ha afectado a las exportaciones y a las ventas en el mercado nacional. Asimismo, se ha registrado un aumento significativo de las importaciones, que se aproximan a las 70.000 toneladas, cifra superior a la que se alcanzó en toda la campaña anterior.
Según la Agencia para el Aceite de Oliva, el dato de producción, que puede considerarse ya definitivo, es de 613.000 toneladas, lo que supone un recorte respecto a la precedente del 60% aproximadamente. Por último, las existencias a finales de abril se situaron en 757.000 toneladas, que deberán cubrir la demanda de los cinco últimos meses de la campaña y el enlace hasta que haya aceite disponible de la nueva. Por otro lado, los precios, aunque han subido de forma significativa en relación a hace un año, no han cubierto las expectativas de los productores. Estos consideraban que debería haber registrado un incremento mayor a la vista de la producción tan escasa que se ha logrado. La semana pasada hubo algo más de actividad, lo que provocó alzas, sobre todo en los lampantes, y se cerraron operaciones alrededor de los 2.350 euros por tonelada, según fuentes de Oleoestepa. Sin embargo, en aceite extra el nivel de operaciones fue más bajo y los precios oscilaron entre 2.850 y 3.000 euros. El sistema de información de precios en origen del aceite de oliva, PoolRed, confirma esta tendencia y fija un precio medio de 2.433 euros para el virgen.