19 octubre, 2018

El olivar más universal

Desde el año 2016 vienen trabajando distintas instituciones en un documento que está respaldado por seis diputaciones, las organizaciones agrarias o la Asociación Española de Municipios del Olivo


Siglos y siglos de relación del hombre con el olivar han dejado en Andalucía un modelo de producción que supera el valor económico para convertirse en un patrimonio de gran riqueza cultural y medioambiental. Desde inicios del 2016, cuando comenzó a plantearse la propuesta para que la candidatura Paisajes del Olivar fuera declarada por la Unesco como patrimonio de la humanidad, se ha ido consolidando la propuesta documental que espera llevarse a su aprobación en el año 2020. Seis diputaciones andaluzas (Jaén, Córdoba, Granada, Málaga, Sevilla y Cádiz), la Junta de Andalucía, las universidades de Córdoba, Jaén, Cádiz, Granada, Málaga y Sevilla, las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA, la Fundación Savia y Juan Ramón Guillén y la Asociación Española de Municipios del Olivo (Aemo) están detrás de esta iniciativa que pretende conseguir una declaración que protegería paisajes de olivar de gran excelencia patrimonial, tanto por su diversidad, como por su historia, importancia en la economía y entramado social que vincula a los territorios.

El documento que se presentará ante la Unesco sitúa a Córdoba como la provincia andaluza en la que se incluye una mayor superficie de zonas de valor universal excepcional, con 10.993 hectáreas, de las que 5.918 pertenecen a la Subbética cordobesa y 5.075 a la zona del Guadalquivir y Sierra Morena. En esta categoría de valor universal excepcional se encuentran olivares de Almedinilla, Cabra, Carcabuey, Doña Mencía, Lucena, Luque, Priego, Zuheros, Adamuz, El Carpio, Montoro y Pozoblanco. Asimismo, se propone un amplio espacio que pertenece a un área de influencia, que se extiende sobre 90.107 hectáreas (42.755 en la Subbética y 47.352 del Guadalquivir a Sierra Morena). En este caso se incorpora superficie de olivar de Almedinilla, Baena, Cabra, Carcabuey, Doña Mencía, Fuente Tójar, Lucena, Luque, Priego, Rute, Zuheros, Adamuz, El Carpio, Montoro, Obejo, Pedro Abad, Pozoblanco, Villa del Río y Villanueva de Córdoba.
Tras Córdoba, Jaén es la provincia con más espacio incluido en el documento, con 6.125 hectáreas de valor universal excepcional y 72.227 de terreno de influencia.

En la actualidad, en Andalucía no existe ninguna figura de protección de paisajes culturales como ahora se pretende recoger. En el caso de Córdoba, las dos zonas definidas de valor universal excepcional reúnen una serie de factores que las diferencia de otros paisajes de olivar. La Subbética cordobesa destaca por reunir todas las facetas cronológicas y patrimoniales del patrimonio de la humanidad que se quieren proteger. Se trata de un amplio espacio que cuenta con agrociudades, pueblos y aldeas muy vinculadas al olivar, a lo que se une el gran peso de esta producción en la cultura y economía de la comarca. Además, en este marco se incluyen tres denominaciones de origen (Baena, Priego y Lucena). En el caso del otro espacio cordobés, del Guadalquivir a Sierra Morena, destaca por sus cortijos, caseríos y olivares de montaña extendidos a través de Sierra Morena. La historia y la producción de calidad van unidos.
Fuente:diariocordoba.com

18 octubre, 2018

La Fundación Juan Ramón Guillén entrega sus premios a la promoción en el sector olivarero

Los premiados son María Miró, en la categoría de Joven agricultor; el proyecto 'Oro del desierto' en Innovación Rural Olivarera; y Francisco Casero, en la categoría de Trayectoria Profesional

Que el aceite de oliva vive un momento álgido y el sector del olivar está más fuerte que nunca es un hecho indiscutible, avalado por las cifras. Junto con la aeronáutica, el aceite de oliva es el sector productivo andaluz que goza de mayor exportación. Precisamente para reconocer el arduo trabajo de las personas que está detrás del aceite de oliva nacen los premios Fundación Juan Ramón Guillén.
La Hacienda Guzmán, ubicada en el término sevillano de La Rinconada, y sede de la fundación, acogió ayer la entrega de la primera edición de estos galardones, patrocinados por la Caja Rural de Jaén y Coosur, que quieren reconocer aquellas iniciativas que contribuyen al desarrollo y mejora del sector olivarero español y a su puesta en valor.
El acto estuvo presidido por Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía, que estuvo acompañada en la mesa por el empresario oleícola Juan Ramón Guillén Prieto, presidente del grupo Acesur y fundador de la fundación; sus hijos Gonzalo Guillén, director general del grupo Acesur, y Álvaro Guillén, CEO de Hacienda Guzmán y patrono de la fundación; y José Luis García Lomas, presidente de la Caja Rural de Jaén.
Al encuentro han asistido más de 200 personas representantes de instituciones públicas como la Junta de Andalucía, Diputación de Sevilla, Ayuntamientos (como los alcaldes de La Roda de Andalucía, La Rinconada y Montoro), así como representantes de empresas, organizaciones, cooperativas y asociaciones del sector olivarero, y del ámbito universitario y fundacional. El acto se configura, por tanto, como el encuentro de referencia del sector, coincidiendo con el inicio de la campaña olivarera.
Los premios se constituyen con la finalidad de reconocer a aquellas personas físicas o jurídicas que, en virtud de sus habilidades y experiencia, han destacado en el ámbito olivarero. Tras finalizar el plazo de presentación de candidaturas el pasado 30 de septiembre, las propuestas fueron analizadas por un jurado de expertos compuesto por representantes de Ecovalia, la Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA), y las universidades de Jaén y Granada. De esta manera, se han concedido tres galardones en tres categorías:
  • Premio al Joven Agricultor para María Miró Arias, otorgado por Caja Rural de Jaén y dotado con 4.000 euros.
  • Premio a la Innovación Rural Olivarera para el proyecto Oro del desierto, otorgado por Coosur, dotado de otros 4.000 euros.
  • Premio a la Trayectoria Profesional para Francisco Casero.
En el acto, el empresario Juan Ramón Guillén agradeció su presencia a la presidenta andaluza y destacó que "estos galardones queremos prestigiar y reconocer el buen hacer del sector olivarero y que sirvan para incentivar y concienciar a todos de la importancia del campo". Guillén aprovechó la ocasión para reivindicar la figura del aprendiz "porque hay que animar a los jóvenes a que sigan trabajando el campo, debemos recuperar los oficios perdidos. Con el trabajo de estos premiados, el futuro del olivar está garantizado", dijo.
Por su parte, la presidenta de la Junta, Susana Díaz, alabó el trabajo que realiza la fundación en pro del sector olivarero. "Quería estar en este acto por el trabajo que desarrolla la Fundación y por los valores que promueve: el apoyo a las nuevas generaciones de agricultores, el compromiso por la formación y el talento, y la responsabilidad social de las empresas del sector". Díaz hizo hincapié en que dos de los premiados, María y Rafael, al ser jóvenes, "representan el presente y el futuro de nuestro olivar. Hay que apostar por ellos, darles las herramientas" para que puedan trabajar en el sector agroalimentario y "puedan seguir alimentando a la población".

Los galardonados

María Miró Arias, doctora en veterinaria e investigadora, ha recibido el premio Joven Agricultor por su apuesta por continuar con la tradición explotando la finca familiar de olivos ubicada en Lantejuela y cuyo aceite cuenta con cuatro premios internacionales en sólo dos años. La joven aseguraba estar muy feliz por este reconocimiento, máxime cuando éste le llega dos días después de conmemorarse el Día de la Mujer Rural. "Soy la cuarta generación de familia de olivareros, lo llevo en la sangre. Este premio es un motor para seguir trabajando en este sector tan bonito, en el que poco a poco las mujeres vamos tomando más voz y fuerza y cobrando más protagonismo", señaló.
El premio a la Innovación Rural Olivarera fue para la empresa familiar Rafael Alonso Aguilera S.L. por Oro del desierto, un proyecto de elaboración de aceite de oliva virgen extra ecológico elaborado en pleno desierto de Tabernas (Almería), bajo los parámetros de sostenibilidad, optimización de recursos y compromiso con el medio ambiente. "Nuestra diferenciación es la sostenibilidad, utilizamos el 100% de energías renovables en pleno desierto. Y que nuestro negocio funcione y sea premiado pues es para sentirse muy orgulloso", expresó Rafael Alonso.
El reconocimiento a la Trayectoria Profesional ha recaído en Francisco Casero por su firme compromiso con el desarrollo del sector olivarero andaluz y su trascendental papel desempeñado en defensa del empleo rural a lo largo del tiempo. Casero, que fue un activo jornalero ecologista en los años 70-80, recogió emocionado su galardón y dedicó unas cariñosas palabras a Juan Ramón Guillén, a quien le une una profunda amistad. "Yo he visto nacer este proyecto y para mi es un honor y un orgullo llevar un reconocimiento con tu nombre, querido amigo".

17 octubre, 2018

España pone en marcha un ambicioso proyecto de investigación sobre la erradicación, contención y control de Xylella fastidiosa

El Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) ha posibilitado que grupos de investigación de toda España unan esfuerzos para trabajar en una estrategia integrada que de soluciones y permita minimizar los riesgos para nuestro olivar
Se trata de atacar la enfermedad desde varios frentes, primero con un mayor conocimiento de la bacteria, su propagación por vectores y el control de los insectos que la transmiten, y de esta forma diseñar estrategias eficaces que frenen su expansión, y por otra mediante la búsqueda de variedades de olivo tolerantes o resistentes
La Interprofesional del Aceite de Oliva Español destina una media del 11% de los recursos aportados por el conjunto del sector al impulso de la I+D+i

Hace ahora dos años, el Servicio de Sanidad Vegetal de las Islas Baleares detectaba los primeros casos de la bacteria Xylella en nuestro país. Una enfermedad que, desde el año 2013, está causando estragos en el olivar del sudeste de Italia y que se ha demostrado muy difícil de controlar. Transmitida por insectos que se alimentan del xilema de las plantas, aún no se conocen con exactitud cuántas variedades de plantas pueden servir de huésped a la bacteria. Además, no existe un tratamiento eficaz contra la misma más allá del control y eliminación de las plantas infectadas y erradicación del insecto que la propaga.
Así no es de extrañar que la Xylella se haya convertido en una de las principales preocupaciones del sector, como confirma Pedro Barato, presidente de la Interprofesional del Aceite de Oliva Español: “La Xylella puede ser un problema muy importante para el olivar europeo y en particular para el español y la Interprofesional del Aceite de Oliva Español no puede hacer dejación de funciones. Es fundamental que la Organización apueste por la medicina y la prevención”. De hecho, desde que se diagnosticaron los primeros casos, el sector trasladó la preocupación a la Comisión Europea para la puesta en marcha de proyectos internacionales en los focos iniciales de la enfermedad. Por su parte la Organización Interprofesional mantuvo frecuentes contactos con instituciones y grupos de investigación para tratar de dar una respuesta multidisciplinar y colaborativa al reto sanitario que se plantea. No obstante, fue el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) el que facilitó el diálogo de todos los grupos de investigación en España vinculados a esta materia para financiar un proyecto de investigación coordinado, con seis líneas de trabajo, con la participan de centros de referencia de todo el país.
Ahora, la Interprofesional del Aceite de Oliva Español ha cerrado un contrato de Investigación y Desarrollo que permite apoyar el trabajo en esas líneas, que tratan de dar una respuesta de amplio espectro a un problema que no tiene una solución sencilla, tal y como explica Antonio Vicent, investigador del centro de Protección Vegetal del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA): “No hay prácticamente ninguna enfermedad que se cure con una bala mágica. Lo que hay es una integración de medidas, es lo que se llama la gestión integrada de enfermedades. Los diferentes objetivos del proyecto van a abordar todas las patas de esa estrategia integrada”. Las seis líneas de trabajo, que se desarrollarán a lo largo de los próximos tres años, son las siguientes:

1. Desarrollo de análisis de riesgos regionalizados y guías para optimizar los programas de erradicación de Xylella fastidiosa y control de sus vectores potenciales en olivo en España. Línea coordinada por el Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA) que como explica Antonio Vicent, investigador del centro: “A partir del conocimiento del clima que tenemos de las diferentes zonas afectadas, la idea es poder predecir cuál será el comportamiento de esta bacteria en las diferentes zonas olivareras de España. No todas tienen que tener el mismo riesgo, de la misma forma que no todas tienen la misma climatología, ni cultivan las mismas variedades, ni tienen la misma gestión del cultivo”.

2. Diagnóstico, estructura genética y gama de huéspedes de las poblaciones de Xylella fastidiosa
presentes en los focos epidémicos de España en zonas con cultivo preferente de olivar. Línea coordinada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Blanca Landa, Investigadora en el Instituto de Agricultura Sostenible de Córdoba del CSIC, aclara que esta investigación “trata de desarrollar nuevas técnicas de diagnóstico de Xylella fastidiosa. Establecer las plantas potenciales huéspedes en los distintos focos aparecidos en España y secuenciar el genoma de las cepas que han aparecido. Por el momento, lo que se ha avanzado es que las cepas que se han detectado en España son diferentes a las de Italia, lo que, por una parte es positivo, ya que no se trata de la misma cepa tan virulenta de Italia, pero, por otra parte, hay un desconocimiento total de cuál puede ser los efectos de estos genotipos. Ya hemos podido secuenciar tres genomas que nos permitirá determinar el posible origen de estas cepas y ayudarnos a buscar medidas de control de la mismas”.

 3. Patogenicidad de aislados tipo de Xylella fastidiosa presentes en España sobre las principales variedades de olivo españolas. Esta línea, coordinada por la Universidad de Gerona, tiene al frente a Emilio Montesinos, catedrático de Patología Vegetal, que trata de conocer mejor qué efectos tiene la infección en el olivar: “Es importante acabar conociendo si los aislados de todos los focos que se van detectando en España son muy agresivos o poco, porque eso va a ayudar también a las autoridades a tomar unas medidas de erradicación o de contención más drásticas o menos. Y creo que para el sector eso es muy importante, porque nos está diciendo que no todos los focos son del mismo nivel de riesgo”.  

4. Caracterizar el proceso de infección y la respuesta genotipo/fenotipo de las principales variedades de olivo y acebuche presentado respuesta diferencial a Xylella fastidiosa en infecciones naturales de campo. La Universidad de las Islas Baleares lidera esta línea que permitirá hacer pruebas en umbráculos de bioseguridad y en campo en las Islas Baleares, de la sensibilidad de las distintas variedades de olivo a este patógeno. Diego Olmo, responsables del Laboratorio de Sanidad Vegetal de las Islas Baleares avanza algunos de los trabajos que se van a desarrollar en las islas: “Vamos a establecer un banco de germoplasma de olivo que nos va a ceder el IFAPA y vamos a colocar variedades en campo para comprobar la respuesta que tienen”.

5. Biología y ecología de vectores potenciales de Xylella fastidiosa y su papel en la epidemiología y el control de la enfermedad en olivo. La coordinación del proyecto corresponde al Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria (IRTA) que va a trabajar fundamentalmente en el control del insecto que transmite la enfermedad entre las plantas cuando se alimenta de su sabia. Jordi Sabaté, investigador Programa de Protección Vegetal Sostenible del IRTA de Cabrils, nos avanza cuales pueden ser esas estrategias de control: “Una es la estrategia insecticida, pero tenemos el hándicap que el insecto muchas veces vive fuera de la parcela. Por otro lado, también podemos controlarlo intentando evitar que entre en nuestro cultivo, echando repelentes y favorecer comunidades vegetales fuera en la que se encuentre más a gusto. Por último, considerar estrategias mixtas que combinen ambas”.

6. Bases científicas para las acciones de transferencia y comunicación sobre las enfermedades causadas por Xylella fastidiosa en olivo. Finalmente, el Instituto de Investigación y Formación Agraria, Pesquera, Alimentaria y de la Producción Ecológica de la Junta de Andalucía (IFAPA), asume la responsabilidad de coordinar y vehicular toda la información del proyecto con otros grupos de investigación internacionales, así como con el sector de los aceites de oliva. De hecho Antonio Vicent, destaca la gran ventaja de partida de este proyecto al contar con el total apoyo del sector: “Hay muchos ejemplos históricos de proyectos que han dado muy buenos resultados científicos, pero que luego no se han trasladado a la realidad. ¿Por qué? Porque se ha dejado al sector aparte o no ha participado en el proceso de gestación y de proyecto. En este caso, es una oportunidad para que los investigadores se sienten codo con codo con los productores, con toda la industria del aceite de oliva, y una forma de que estas medidas que pueden salir del proyecto, las consideren propias y las implemente de una manera mucho más efectiva”.

El apoyo de la Interprofesional del Aceite de Oliva Español se integra en sus líneas de I+D+i, a las que la Organización destina de media el 11% de su presupuesto.
Fuente:np

16 octubre, 2018

ENAC lanza tres nuevos programas de acreditación para ensayos en vinos, aceites de oliva y fertilizantes

Los nuevos programas ayudarán a las autoridades competentes a diferenciar con más claridad entre ensayos acreditados y no acreditados en vinos, aceites de oliva y productos fertilizantes

Por su parte, el programa de acreditación de ensayos físico-químicos de aceites de oliva y aceites de orujo de oliva integra el conjunto de ensayos para comprobar las características de calidad y pureza, las principales características analíticas de los aceites de oliva vírgenes recogidas en los pliegos de condiciones de las denominaciones de origen protegidas y las indicaciones geográficas protegidas, y los requisitos analíticos necesarios para la exportación a terceros países.

Los programas de acreditación, una herramienta al servicio del mercado
En ocasiones, los laboratorios están acreditados solamente para ciertos ensayos cuando, en realidad, el mercado necesita abordar todo un conjunto de determinaciones, cuya competencia técnica esté acreditada para demostrar el cumplimiento con los exigentes requisitos que establece la seguridad alimentaria.
Fuente:np

15 octubre, 2018

Restos digestivos delatan potenciales depredadores del vector de 'Xylella fastidiosa' en el olivar

La bacteria 'Xylella fastidiosa' causa la muerte de más de 350 especies diferentes de vegetales entre los que destacan la vid, el almendro y el olivo
[...]La investigación, publicada en Sustainability, permite abordar el problema de la detección específica del ADN de P. spumarius en el tracto digestivo de otros artrópodos. De esta manera se pueden identificar de forma fiable los potenciales depredadores de esta especie, algo prácticamente imposible de determinar con la simple observación del contenido gástrico.

Mediante la reacción en cadena de la polimerasa (PCR) es posible detectar cantidades ínfimas del ADN del vector. “Esta técnica es fiable incluso en situaciones en las que esperamos que el ADN esté muy degradado, como ésta, debido al proceso digestivo”, añade Carmen Callejas.

Hasta especies inmaduras
Una vez diseñada la técnica molecular, se probó su eficacia en condiciones reales. Para ello, las investigadoras de la UCM muestrearon más de 60 arañas, potenciales predadores abundantes durante la primavera, en olivares del suroeste de Madrid, cerca de Villarejo de Salvanés, donde se produjo un brote de X. fastidiosa.

Los resultados mostraron que el 6.34% de las arañas se habían alimentado de P. spumarius, una muestra “destacable teniendo en cuenta que la abundancia de ejemplares adultos del vector era baja dadas las condiciones climáticas de la primavera de este año 2018”.

Entre las ventajas del método desarrollado destacan la fiabilidad y la rapidez, esenciales en las acciones rápidas de gestión en las zonas de cuarentena. Tradicionalmente, la identificación del vector P. spumarius se ha basado en las características morfológicas de los ejemplares adultos, pero en los estadios tempranos estas características no permiten distinguirlos fácilmente de otras especies estrechamente emparentadas.

“Los resultados obtenidos con esta técnica permiten identificar inequívocamente P. spumarius también en los estadios inmaduros, distinguiéndolo rápidamente de otros géneros cercanos”, apunta Esther Lantero.

Este estudio supone una buena noticia para la agricultura y la economía del estado. La llegada de la bacteria Xylella fastidiosa a Europa en 2013 ha supuesto un reto para los países mediterráneos productores de aceite de oliva y aceituna de mesa. A las enormes pérdidas agrarias se suman las estrictas medidas de control que incluyen la eliminación de todo vegetal en un perímetro de 100 metros respecto a la planta afectada y los severos tratamientos con productos fitosanitarios a lo largo de toda el área de erradicación, que con esta técnica se minimizarían.
Fuente:dicyt.com


Referencia bibliográfica 
Lantero E, Matallanas B, Pascual S, Callejas C. 2018. PCR species specific primers for molecular gut content analysis to determine the contribution of generalist predators to the biological control of the vector of xylella fastidiosa. Sustainability doi:10.3390/su10072207