22 noviembre, 2016

Día Mundial del Olivo











O B J E T I V O
 El objetivo principal del COI para la celebración del Día Mundial del Olivo es dar a conocer la importancia de la relación del cultivo del olivo con el medioambiente y mostrar los beneficios de sus productos para la salud. Además, busca mostrar al Consejo Oleícola Internacional como institución, siendo el único organismo mundial encargado de administrar el Convenio Internacional del Aceite de Oliva y las Aceitunas de Mesa.

HISTÓRICO
El 26 de noviembre de 1992 S.M. el Rey D. Juan Carlos I de España inauguró la actual sede del Consejo Oleícola Internacional, en la C/ Príncipe de Vergara 154, Madrid (España).
Con motivo de este acontecimiento, la celebración de este día busca conmemorar la creación del COI como institución y poner de manifiesto la importancia del origen de su actividad, el olivo, un cultivo que aporta:



- Bienestar social y económico.
El Olivo sigue siendo, y cada día más, el medio de vida de pequeños y medianos agricultores debido a que la producción de aceite de oliva se ha incrementado en las últimas décadas.

 - Nutrición y salud.
El aceite de oliva es la materia grasa más sana del planeta; ayuda a prevenir y combatir enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabetes, alzhéimer, artritis u obesidad. Además, el aceite de oliva y la oliva ofrecen posibilidades gastronómicas, no sólo a la cocina mediterránea, si no, también, a diferentes culturas.

 - Mantener el Medioambiente y la lucha contra el Cambio Climático.
El olivo permite contener la erosión y desertificación del suelo de las regiones donde se cultiva así como mantener la biodiversidad. Además, crea un efecto sumidero que hace que capture más CO2 de la atmósfera que los gases de efecto invernadero emitidos a lo largo de todo el proceso de producción del aceite de oliva virgen o el aceite de oliva virgen extra; El ciclo de producción de 1l de aceite de oliva elimina 10kg de CO2 de la atmósfera, por lo que su cultivo significa un balance positivo para el medioambiente.

Este año, los países miembros del Consejo Oleícola Internacional celebran juntos el «Día mundial del olivo» para lanzar un mensaje común: «Con el olivo, defendamos nuestro planeta y preservemos nuestra salud». El Consejo Oleícola Internacional se creó en 1959 y agrupa actualmente al 94 % de los países productores de aceite de oliva y aceitunas de mesa. Se trata del único foro mundial sobre la olivicultura y tiene por objetivos principales uniformizar las normas nacionales e internacionales a fin de garantizar un control más eficaz de la calidad de los productos y la protección de los consumidores; coordinar los estudios sobre las propiedades del aceite de oliva y las aceitunas de mesa; promover la cooperación y la investigación, además de estudiar la interacción entre la olivicultura y el medio ambiente; divulgar información y estadísticas sobre el mercado mundial y promover el consumo y la expansión del comercio internacional de productos oleícolas.
El olivo, que tiene sus raíces en el Mediterráneo, es un símbolo internacional de paz y armonía. Actualmente se extiende por los cinco continentes y contribuye al desarrollo económico y social sostenible de numerosos países y a la conservación de los recursos naturales. Además, la olivicultura es un agente de lucha contra el calentamiento global gracias a su balance de carbono positivo, ya que la cantidad de CO2 que retiene durante el ciclo de cultivo es mayor que la cantidad de gases de efecto invernadero que emite a la atmósfera durante el proceso de elaboración del aceite de oliva virgen y virgen extra.
Por su parte, los aceites de oliva y las aceitunas de mesa son probadas fuentes de nutrientes y salud, además de alimentos esenciales de la dieta mediterránea, y presentan unos aromas y unos gustos tan variados que ofrecen múltiples posibilidades gastronómicas, cada vez más apreciadas por los mejores chefs. También se reconocen generalmente sus numerosas propiedades terapéuticas en la protección
contra determinadas enfermedades.
Al unirse al Consejo Oleícola Internacional mediante la adhesión al nuevo Convenio internacional del aceite de oliva y las aceitunas de mesa depositado ante la Organización de las Naciones Unidas, los distintos países miembros contribuirán a desarrollar el sector oleícola, a promover un desarrollo económico y social sostenible y a conservar nuestro planeta y nuestra salud.
Fuente:np