21 enero, 2016

Conservas en aceite de oliva

Por qué las sardinas en aceite mejoran con el paso del tiempo



Fundada en 1891, Conservas Ortiz es una empresa conservera vizcaína que está considerada como una de las mejores del mercado. Bien conocida por los consumidores, principalmente por sus anchoas y su bonito del norte gran reserva. Entre su amplio catálogo de productos, que incluye también algunos platos preparados, destacan especialmente estas sardinas «a la antigua», elaboradas siguiendo una receta de 1824. Se trata de sardinas de la variedad «pilchardus» o sardina común europea que se pescan en la costa Atlántica durante la costera, siempre al alba y con la modalidad de cerco para garantizar una mayor calidad. Se elaboran en fresco, limpiando a mano una a una para luego freírlas en aceite de oliva virgen.

Aunque mucha gente no lo sabe, las sardinas conservadas en aceite de oliva, lo mismo que el bonito o la caballa, mejoran con el tiempo. Una lata como esta de Ortiz puede guardarse durante cinco o seis años y las sardinas ganarán en la maduración, haciéndose más melosas y delicadas. No es nada nuevo. En Francia hay reconocidas marcas conserveras que indican en el envase la fecha de captura y de envasado para que los clientes puedan guardarlas sabiendo que van a estar mejor pasado un tiempo. Se presentan en dos formatos, lata de 140 gramos o tarro de cristal de 190 gramos. En ambos casos, al abrir la lata o el tarro, como son piezas de buen tamaño es recomendable abrirlas para retirar la espina y dejar los dos lomos limpios. Estupendas, por ejemplo, en un bocadillo con tomate rallado. Un alimento saludable, sabroso y muy económico que vale la pena disfrutar.
Fuente:abc.es