24 marzo, 2015

El imperio mundial del aceite de oliva

Dcoop, el mayor productor de aceite de oliva del planeta, es propiedad de 75.000 cooperativistas y prevé facturar más de 1.000 millones en el año 2016 Analizamos todo el proceso de producción

"Somos el mayor productor de aceite de oliva del mundo y queremos ser en cinco años también el mayor comercializador". El objetivo que se marca la cooperativa andaluza Dcoop, con sede en Antequera, es muy ambicioso, pero teniendo en cuenta su crecimiento y su dinamismo empresarial tienen posibilidades de conseguirlo. Estuvieron muy cerca el año pasado con su oferta por Deóleo, el mayor comercializador de aceite del planeta, y, fracasado ese intento, ahora están apostando por la diversificación de líneas de negocio, la suma de más cooperativas y la adquisición de compañías. "Dcoop ha ido doblando su cifra de ventas cada tres años y nuestra ambición es seguir haciéndolo", expone a este diario Javier Moreno, consejero delegado de Mercaóleo. Prevén superar la barrera de los 1.000 millones de euros de facturación en 2016, frente a los 650 actuales. Producen, envasan y venden aceite de oliva virgen, aceitunas, vino, carne, embutidos, quesos o leche de cabra y tienen secciones de suministro, cereales o crédito.
El imperio Dcoop es fruto del trabajo diario de 75.000 cooperativistas de todas las provincias andaluzas, Ciudad Real, Toledo, Cuenca y Badajoz, así como de los profesionales de la empresa. Este diario les acompañó el pasado jueves en cada parte del proceso para la elaboración del oro líquido malagueño, su producto más representativo, que se consume tanto en los supermercados Walmart de Estados Unidos como en China.
En el campo
Visitamos una plantación de olivos entre Antequera y Villanueva de Algaidas en la que se pueden apreciar tres tipos de cultivo: el superintensivo, el intensivo y el tradicional. En el primero, que apenas representa el 5% del total, se cultiva la variedad de aceituna arbequina y su marco de plantación (separación de olivos entre calles y entre ellos mismos) es solo de 1,5 a 3 metros. Al estar tan juntos, se recolecta muy rápido con el vibro, una máquina que coge el tronco del árbol, lo agita y cae la aceituna a unos fardos previamente colocados. Entran unos 2.000 olivos por hectárea. El cultivo intensivo es el más habitual y es de la variedad hojiblanca.
Sigue:malagahoy.es