11 febrero, 2015

El consumo de aceite de oliva baja en los hogares españoles

El consumo de aceite de oliva baja en los hogares españoles. El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente acaba de publicar los últimos datos de mercado, que analizan las operaciones que se han realizado hasta el 1 de enero

 —son las últimas cifras oficiales—.
Señala que las aceiteras destinaron 128.900 toneladas a los establecimientos de alimentación del país, lo que representa una bajada del 1%. No se puede hablar de desplome, aunque sí denota la sensibilidad que existe en el mercado interior al auge de la cotización del zumo de la aceituna. En cuanto que aumenta su valor, la comercialización disminuye.
Durante el último mes, 42.970 toneladas se echaron en las sartenes, ensaladas y tostadas de los hogares españoles. Mientras, el observatorio de precios de la Federación de Fabricantes de Aceite de Oliva (Infaoliva) indica que el extra se paga a 3,18 euros por kilo en las operaciones que se hacen en camiones cisterna. El virgen se paga a 2,79, mientras que los lampantes cuestan 2,68. No se puede afirmar que el aceite pierda consumidores, tal y como llegó a ocurrir años atrás. Por fortuna, el “oro líquido” que se produce en Jaén tiene una posición muy consolidada como alimento indispensable en la gastronomía y con enormes atributos para la salud.
No obstante, el auge de la cotización sí que denota una cierta contención en la compra de los consumidores españoles o, dicho de otro modo, las familias se vuelven más ahorrativas y aprovechan más la grasa. Por eso, optan por retrasar un poco más el cambio del aceite de la freidora o echar algunos huevos más a la sartén antes de renovar el aceite. De una forma muy diferente se comporta el mercado internacional. El aceite ha conquistado nuevos consumidores y las empresas quieren mantener los vínculos de unión. Por eso, según publica el Ministerio de Agricultura, hay 246.000 toneladas que ya han salido al extranjero, lo que representa un incremento del 4%, que destacó ya por ser el ejercicio con más exportaciones de la historia. Pese a que hay poco aceite de oliva en las bodegas, lo que provoca un auge de la cotización para regular el mercado, la venta al extranjero, por el momento, no frena. Las empresas quieren conservar a sus operadores y, también, prefieren exportar antes que dejar el producto dentro de las fronteras españolas porque los mercados internacionales pagan mucho mejor el producto. Si se suma la venta dentro del país y la que se hace fuera, la comercialización crece un 2%. Resulta difícil mantener este ritmo porque la cosecha ha sido pequeña. De ahí que el futuro se muestra apasionante para los operadores, que han de saber leer ciertas claves para cerrar buenos negocios.
Por otro lado, la entrada de zumo de aceituna desde países extranjeros será mucho más habitual que el año pasado. La producción ha sido baja, por lo que las empresas españolas necesitan género para abastecer. El Gobierno de España señala que las importaciones han crecido un 4% respecto al año pasado y un 15% si se mira la media de los últimos cuatro ejercicios.
Fuente:diariojaen.es