27 mayo, 2013

La implantación del envase irrellenable en la hostelería, objetivo irrenunciable de la Interprofesional del Aceite de Oliva

- El sector cuestiona los argumentos de la Comisión Europea, que achaca la decisión a la salvaguarda de los derechos de los consumidores. - La medida se ha puesto en marcha en Portugal e Italia de manera plenamente satisfactoria.
- Sorprende que Bruselas haya bloqueado una medida tendente a mejorar la información que recibe el consumidor.

Las aceiteras que se suelen utilizar en los establecimientos de hostelería son un anacronismo y una anomalía en una sociedad que exige conocer con detalle qué consume, su calidad y origen. El consumidor europeo tiene derecho a saber lo que consume en un bar o restaurante. Es necesario garantizarle que, lo que tiene en la mesa, cumple los estándares de calidad y seguridad alimentaria que le ofrecen los aceites de oliva. No hay que olvidar que los aceites de oliva atesoran las mejores propiedades nutricionales y saludables, lo que lo convierte en un producto único.
Con la vista puesta en el derecho del consumidor a una información completa y veraz de lo que consume, la Interprofesional ha luchado desde su nacimiento por la implantación de los envases irrellenables o cierre inviolable, debidamente etiquetadas, en los servicios que la hostelería ofrece en sala a su cliente.
Por esa razón, la Interprofesional del Aceite de Oliva muestra su decepción ante la decisión de la Comisión de no implementar esta medida a partir del día uno de enero de 2014 y que contaba con un amplio respaldo de los estados miembros. Más sorpresa ha generado, si cabe, la justificación que aduce la Comisión para adoptar esa decisión, que se escuda en el interés de los consumidores. La Interprofesional del Aceite de Oliva Español entiende que la salvaguarda de los intereses del consumidor pasa por la información y la garantía del producto que se consume, algo que es imposible garantizar con un envase rellenable, con un producto sin identificar.
Es importante destacar, que tanto Portugal como Italia adoptaron una decisión similar a la que ahora ha rechazado la Comisión. En ambos casos la medida se puso en marcha sin generar mayores problemas.
La Interprofesional del Aceite de Oliva Español entiende, por todo ello, que es necesario plantar batalla para salvaguardar los intereses de los consumidores europeos. Asimismo, solicita al Gobierno de España un gesto a favor de esta iniciativa. Más en concreto la prohibición inmediata de las aceiteras en el sector de la restauración de nuestro país.
Nota de Prensa.
Para más información: www.interprofesionaldelaceitedeoliva.com