04 marzo, 2013

El rendimiento graso de la aceituna está por debajo de la media del último lustro

La Agencia del Aceite de Oliva cifra la producción este año en la provincia de Córdoba en 114.663 toneladas 
 La cosecha de aceite de oliva en la provincia de Córdoba no sólo se está caracterizando por la baja producción, sino por otros factores, como es el rendimiento graso del fruto, que tampoco está en el nivel de los últimos años. Así lo aclara la Delegación Provincial de Agricultura y Medio Ambiente de la Junta en su parte de coyuntura agraria de esta semana, en el que indica que el aprovechamiento graso medio este año está siendo de 17,12 en la provincia. Este dato se sitúa casi tres puntos por debajo de la media de los últimos cinco años en el territorio, lo que supone también menos rentabilidad para el productor.

La Junta señala además que la Agencia del Aceite de Oliva ha publicado los datos de producción de aceite por almazaras de cada provincia a fecha de 31 de enero, contabilizándose en la provincia un total de 669.067 toneladas de aceituna y 114.663 toneladas de aceite. El 51% de este zumo de oliva se ha producido en almazaras cooperativas y el 49% en almazaras industriales. La producción de aceite está siendo menor de lo esperado y de lo que plasmaban los primeros aforos de cosecha, tanto por parte de las administraciones como por otras entidades, como las organizaciones agrarias.

De hecho, esos datos de la Agencia son incluso peores que los anunciados a mediados del mes de enero por el propio delegado de Agricultura de la Junta, Francisco Zurera, quien entonces cifró en 140.000 toneladas la producción de aceite de oliva en Córdoba durante la campaña. El dirigente alertó de que uno de los efectos negativos ha sido la drástica reducción de jornales.

De otro lado, la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente ha informado de la promoción de hábitos de alimentación saludable entre los escolares de Andalucía a través del reparto de aceite de oliva virgen extra, uno de los alimentos que conforman la base de la dieta mediterránea. La clave nutricional de este modelo de alimentación, cuyo valor está científicamente demostrado en cuanto a su contribución al desarrollo saludable de las personas, es el consumo frecuente de frutas, hortalizas, aceite de oliva, cereales y legumbres, entre otros productos.
Sigue:eldiariodecordoba.es

2 comentarios :

Fernando Sola dijo...

Nuestro laboratorio publicó un estudio sobre los resultados obtenidos en diciembre (en Jaén) y detectamos una media en el Rendimiento Graso Total de tres puntos:

CSR SERVICIOS

Olivarero dijo...

Gracias por su comentario pero no funciona el link.