07 diciembre, 2011

Sólo se recupera el 15% de la aceituna robada


De las 26 toneladas sustraídas el pasado año apenas se recuperaron cuatro


Con el comienzo de la campaña del aceite también reverdecen las preocupaciones de los agricultores por garantizar la seguridad de sus cosechas y evitar que sus aceitunas acaben siendo sustraídas por los amigos de lo ajeno.

Se trata de una práctica ilícita que año tras año castiga a los propietarios. Por ejemplo, en la campaña de 2010/2011 éstos vieron cómo se esfumaron cerca de 26 toneladas de este fruto, según datos aportados por fuentes de la Guardia Civil. Esos 25.780 kilos de aceitunas robadas dan idea de la gravedad del problema, pero son menos de las realmente sustraídas, por cuanto que, según reconoce la Benemérita, hay propietarios que no denuncian.

En algunos casos, los menos, los delincuentes aprovechan los descuidos de los agricultores, que en ocasiones tras la jornada de trabajo dejan las olivas ya recogidas en el mismo terreno y al día siguiente éstas han desaparecido. Estos casos son poco frecuentes, afirman fuentes de la Guardia Civil, que explican que "la mayoría" de los cacos se dedican a dar "estacazos" a los árboles para que caigan las aceitunas, con lo que llegan incluso a destrozar los olivos. La prioridad entonces es venderlas, ya que son un producto perecedero que no puede estar almacenado indefinidamente. Llegados a este punto, los delincuentes emplean varios métodos. Los agricultores están obligados a presentar la documentación que les acredita como propietarios de las aceitunas cuando las llevan a las almazaras. Así las cosas, o los ladrones acuerdan la venta a determinadas almazaras que no exigen la documentación o bien se sirven de intermediarios que sí disponen de esa documentación, a quienes venden las aceitunas sustraídas a precio más bajo.

Otros, según la Benemérita, emplean fraudulentamente los permisos para la rebusca, que se emplean una vez concluida la campaña para aquellos que quieren recoger la aceituna que está en el suelo. En ocasiones se ha detectado que "se amparan en esos permisos para llevar la aceituna robada a la almazara".

Sin embargo, en ocasiones esas olivas son detectadas y recuperadas. La pasada campaña los agentes de la Guardia Civil consiguieron recobrar cuatro toneladas de este fruto, lo que supone un 15% del volumen denunciado. Además, se procedió a la detención de 18 personas por su vinculación con estos hechos. Según las mismas fuentes, las zonas de Granada que más sufren por este tipo de delito son los Montes Orientales y la Zona Norte, por una razón bien sencilla, en estas zonas es donde se concentra la producción y es donde hay más explotaciones de olivos.
Fuente:granadahoy.com