23 diciembre, 2011

Comienza a comercializarse el aceite de los olivos centenarios de la Dehesa del Generalife

El aceite de oliva virgen extra que producen los olivos centenarios de la Dehesa del Generalife, junto a la Alhambra, ha comenzado a comercializarse a partir de este miércoles en innovadores envases monodosis de 'Oro líquido de la Alhambra'. Con certificación ecológica, este aceite procede de la variedad antigua de olivo conocida como 'lucio', frecuente en la comarca de los Montes Orientales de la provincia de Granada, según ha explicado durante la presentación del nuevo producto la directora del Patronato de la Alhambra y el Generalife, María del Mar Villafranca. Se trata de una especie exclusiva de la provincia de Granada, poco productiva, ya que solo fructifica en las partes terminales de los brotes, y que posee un notable interés histórico cultural, por su singularidad y su ancestral ligazón con la Alhambra. Para su comercialización se han puesto a la venta 7.000 envases monodosis, especialmente dirigidos para empresas y turistas, que podrán adquirirse en la tienda-librería que se encuentra ubicada en la calle Reyes Católicos, 40, en pleno centro histórico de la ciudad. Desde comienzos de 2003, el Patronato desarrolla labores ordinarias de cultivo y aprovechamiento de los olivares de la dehesa del Generalife junto con otros situados en otras fincas anexas al monumento (Alixares, entorno del Cementerio, Cerro del Aire, Huerta de la Mercería), lo que supone un total de algo más de 52 hectáreas y 4.722 olivos, buena parte de los cuales tiene un carácter centenario. Este año los olivos centenarios han producido 110.000 kilos de aceituna y 20.000 litros de aceite y, debido las mejoras introducidas en el cultivo, la campaña ha obtenido la calificación de virgen extra, que se presenta en esta ocasión con un innovador envase por su concepción y diseño como es la monodosis 'Oro líquido de la Alhambra'. Desde la época medieval la dehesa del Generalife estaba plantada de forma abierta, con el arbolado disperso, lo que permitía cultivos agrícolas y usos ganaderos, y a lo largo de la historia, tal y como ha ocurrido con el monumento nazarí, ha vivido momentos de esplendor y decadencia, según ha explicado el jefe del Departamento de Jardines y Bosques del Patronato, Rafael de la Cruz, que ha señalado que el objetivo de la comercialización del producto no es solamente sacarlo a la venta sino "identificar un uso del lugar con la historia de la Alhambra". Los terrenos, que pasaron a manos del Estado en 1921, fueron gestionados por las autoridades con competencia forestal, aunque ya en 2002 pasaron a manos del Patronato, lo que ha permitido recuperar su uso sostenible y ecológico.
 Fuente:europapress.es

No hay comentarios :