21 noviembre, 2011

Pioneros en el desarrollo de la biomasa

Córdoba fue la provincia andaluza en contar con las dos primeras fábricas de pellets, en Villa del Río y Lucena, con una producción suficiente para abastecer de calefacción a más de 4.000 viviendas unifamiliares al año


La provincia de Córdoba ha sido punta de lanza tanto en el desarrollo de la biomasa para generación de energía eléctrica como para usos térmicos. Bajo el término biomasa se engloba a toda una serie de combustibles (residuos agrícolas como podas de olivo, residuos forestales e industriales como huesos de aceituna o serrín, o cultivos energéticos) y procesos capaces de satisfacer toda la gama de aplicaciones energéticas necesarias en nuestra sociedad: eléctrica, térmica y mecánica.

A este respecto, el uso energético de la biomasa ha tenido en Andalucía una amplia tradición de uso, debido a los importantes recursos biomásicos existentes en nuestra comunidad y que están relacionados principalmente con el cultivo del olivar.

Es en la actualidad cuando el uso de la biomasa está experimentando un mayor desarrollo debido a la mejora tecnológica de los equipos de aprovechamiento, a la adecuación de los biocombustibles a dichos equipos, a la concienciación ciudadana y al impulso del Gobierno andaluz a esta fuente renovable. Todo esto ha posibilitado que Andalucía sea hoy un referente nacional en generación eléctrica con biomasa.

En concreto, la provincia de Córdoba ocupa una situación de liderazgo en el uso de la biomasa respecto al resto de provincias andaluzas y españolas. Según los datos aportados por la Agencia Andaluza de la Energía, es la provincia española que genera más energía eléctrica a partir de la biomasa. Así, cuenta con nueve plantas que suman casi 83 MW, lo que equivaldría a la electricidad anual que consumen 247.700 viviendas.

Consumo global

Por otro lado, es la tercera provincia andaluza en cuanto al consumo global de biomasa, que durante el año 2010 alcanzó 236 ktep (kilotoneladas equivalentes de petróleo), correspondiendo a generación de energía eléctrica un 63% y a térmica el resto, siendo los principales combustibles el orujillo y los subproductos del olivar (hueso y poda).

La provincia de Córdoba cuenta con la cuarta parte del potencial de la biomasa más utilizada en la actualidad: la biomasa procedente del olivar (orujillo, hueso de aceituna, hoja de almazara y poda de olivo), y anualmente aprovecha el 37% de los recursos biomásicos disponibles.

Entre los proyectos más emblemáticos que se han realizado en la provincia de Córdoba con esta fuente renovable, destacan entre otros, el llevado a cabo por Oleícola El Tejar, que ha sido pionera en el aprovechamiento energético de la biomasa del olivar, fomentando el uso de la poda de sus propios agricultores en sus instalaciones. Cuenta con cuatro plantas para la generación eléctrica con biomasa en los municipios de Baena y Palenciana, que suman entre todas 49 MW de potencia instalada.

También hay que señalar, por su innovación, la planta de gasificación del municipio de Cañete de las Torres de 100 kW, que utiliza anualmente la poda de olivar que generan aproximadamente 400 hectáreas de olivo, y cuya viabilidad hará que pueda servir como ejemplo en otros municipios cordobeses y andaluces. Otro proyecto relevante ejecutado en la provincia es la planta de generación eléctrica ubicada en Puente Genil, de 9,82 MW, que ha demostrado la viabilidad del uso de biomasas hasta ahora consideradas como "difíciles" por la dificultad que representaba su logística de aprovisionamiento y su heterogeneidad, al contrario de lo que ocurre con el orujillo y el hueso de aceituna. Estas biomasas son las podas, los cultivos energéticos y los residuos agrícolas y forestales, que representan más del 50% del consumo de la biomasa total usada por la central.
Sigue:diariodecordoba.com