26 mayo, 2017

España realizará 1.600 controles al aceite de oliva este año

Son 300 inspecciones más que en 2016. El objetivo es garantizar la calidad del aceite de oliva producido durante la campaña pasada.

La Administración realizará este año un total de 1.600 controles para garantizar la calidad del aceite de oliva producido durante la campaña pasada, unos 300 más que en 2016, en aplicación de las obligaciones que marca la Unión Europea.
Así lo ha indicado la subdirectora general de Control y Laboratorios alimentarios del Mapama, Cristina Clemente, quien ha analizado la evolución de las calidades de los aceites de oliva, durante su participación en la jornada “Patrimonio agroecológico del olivar, aspectos socioeconómicos y culturales; amenazas y oportunidades ante globalización y cambio climático”.
Esta tarea implica a los Ministerios de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama); Comercio y Economía -por sus competencias en frontera-; y Sanidad -sobre puntos de venta-.
Pero son las comunidades autónomas quienes tienen transferidas las competencias de control real sobre el terreno, mientras que el Mapama es el encargado de coordinar las actuaciones entre los diferentes ministerios, autonomías y UE.

Localización de ofertas agresivas

Clemente ha explicado que el Ministerio cuenta con un sistema que permite localizar las ofertas agresivas en la distribución -con precios anormalmente bajos-; la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) los compra y analiza su calidad y si cumplen los parámetros de la ley de la cadena o son “ventas a pérdidas”.
Entre los proyectos en los que participa el Mapama en su apuesta por la calidad, ha señalado que, junto a la Junta de Andalucía y a la Interprofesional, trabajan en un proyecto de investigación para lograr un método objetivo que complemente o sea una alternativa al “panel test” para “dar seguridad jurídica” al sector.
Entre los hitos de evolución de los vírgenes extra, ha recordado que en 1991 entró en la normativa europea “el concepto global” de calidad, en lo que ayudó también que la Unión Europea (UE) exigiera el “panel test” o cata a aquellos que aspiraran a beneficiarse del programa de intervención (Feoga-Garantía).

Pasos desde 2000

En 2001, ha rememorado, la Comisión “se implica cada vez más”, con reglamentos sobre calidad y comercialización, que incluye parámetros aplicables a las etiquetas y se regulan el término “extracción en frío” y el grado de acidez, entre otros parámetros.
En 2012, la UE lanzó el “plan Ciolos” sobre calidad y control, promoción y competencia para potenciar la imagen de marca europea e informar y proteger al consumidor.
Por su parte, el investigador del Instituto de la Grasa del CSIC y responsable para España del proyecto Oleum, Wenceslao Moreda, ha destacado que esta iniciativa pretende crear en Europa una infraestructura integrada de aseguramiento de la calidad para los métodos de análisis y desarrollar una comunidad mundial de laboratorios que den asistencia técnica a los diferentes organismos.
Moreda ha avanzado que, en el marco de Oleum, se esta finalizando una encuesta sobre métodos analíticos, problemas normativos y fraudes emergentes en el sector, y se elabora un documento sobre la situación y las debilidades que se han detectado.
Fuente:efeagro.com

25 mayo, 2017

Expertos ven potencial del aceite oliva para innovar y aumentar valor añadido

El aceite de oliva tiene potencial para innovar en el lineal y generar mayor valor añadido, pese a las limitaciones y restricciones que impone la actual normativa europea en este sector, sometido además a una fuerte variabilidad de cosechas, precios y rentabilidad.
Así lo han destacado diferentes expertos durante la jornada "Patrimonio agroecológico del olivar, aspectos socioeconómicos y culturales; amenazas y oportunidades ante globalización y cambio climático", organizado por la Fundación Foro Agrario en Madrid.
El director general de la Industria Alimentaria, Fernando Burgaz, ha considerado "fundamental" trabajar en el concepto de "cadena" en su conjunto, globalmente, al tiempo que ha animado a la Interprofesional a seguir trabajando en la "integración vertical" para poner en común los problemas y búsqueda de soluciones.
Burgaz ha insistido en la premisa de que el sector debe apostar por la calidad, tanto la "comercial", como la "diferenciada": "El futuro del sector está en la calidad", porque debe garantizarse de forma "incuestionable" a los mercados.
"Si manejamos bien todas las palancas a disposición del sector del aceite, vamos a tener un futuro absolutamente esplendoroso, más allá incluso de lo que somos capaces de imaginar", ha asegurado.
Por su parte, el presidente de la Asociación de Cadenas Españolas de Supermercados (ACES), Aurelio del Pino, ha apuntado que cuando hay problemas en ciertos alimentos los productores con frecuencia culpan a la distribución, pero a su juicio estas cadenas son las primeras interesadas en que haya estabilidad en los precios y rentabilidad para todos los eslabones.
El aceite de oliva tiene grandes oscilaciones en la oferta y precios y, por tanto, afecta a la demanda del consumidor, por lo que Del Pino ha defendido conseguir la mayor "inelasticidad" posible, haciendo a estos productos "insustituibles".
La innovación es factible, tanto en envases como en ocasiones de consumo, tratando de aprender de sectores como el vino, que ofrece una amplia gama de referencias y de precios en la distribución.
El presidente de la Asociación Española de Marcas Líderes de Gran Consumo (Promarca), Ignacio Larracoechea, ha lamentado que el aceite de oliva, como la leche, sean productos reclamo que originan poco valor añadido para los operadores de la cadena alimentaria.
El único arma que se tiene para que un producto no sea un mero "commodity", es el precio, por lo que las empresas deben esforzarse en "ser distintos", innovar y "crear valor", ha indicado.
Respecto a las exportaciones, el director de la asociación de exportadores Asoliva, Rafael Pico, ha afirmado que no se debe resaltar la presunta superioridad de Italia porque es "un mito".
España produce 1,3 millones de toneladas de media al año y exporta entre 900.000 y 1,1 millones de toneladas a 150 países, mientras que Italia cosecha 280.000 toneladas -Túnez le supera a veces- y vende al exterior 350.000 toneladas "como mucho", ha explicado.
La directora gerente de la Interprofesional del Aceite de Oliva de España, Teresa Pérez, ha destacado la unidad el sector productor, transformador y comercializador en esta organización que, entre otros objetivos, trabaja para lograr "vender más y mejor".
Fuente:abc.es

24 mayo, 2017

Del pan, el vino y el aceite

Bodegón Claude Monet Pan,Aceite,Vino
El pa amb olí es tan fácil de hacer, que son muy pocos los que saben hacerlo

GASTRONOMÍA. Pan, aceite y vino conformaron en la antigüedad y en toda la cuenca mediterránea un fantástico ménage-à-trois que pervivió durante dos mil años sin intromisiones. En el siglo XVI, sin embargo, mientras traspasábamos el cultivo del olivo al Nuevo Mundo, desde él nos llegó, vía Cádiz y Sevilla, una fruta rosácea, el tomatl azteca al que sólo le cambiamos una letra para añadirlo a la triada de toda la vida. Así se renovó la clásica tríada culinaria que, si al principio fue cocina de pobres, hoy se sirve en los mejores restaurantes como una exquisitez.


La mitología griega explica el origen de la humanidad con una guerra de dioses. El Ática era el ombligo del mundo que se disputaban Zeus, Poseidón y Hades, hermanos que en el Olimpo andaban a tortas, además de Atenea que en aquel lugar plantó un olivo. A la vista del conflicto, los otros dioses decidieron mediar y dieron la razón a la diosa que con el olivo había hecho el mejor regalo a los humanos: el árbol daba madera para que construyeran sus casas, leña para que calentaran sus hogares y alimento en sus bayas negras que, por si fuera poco, proporcionaban un precioso aceite para ungüentos, lubricantes y medicinas. Agradecidos y en honor de la diosa, las gentes del Ática dieron su nombre a la ciudad, Atenas. Mitos al margen, lo que sí confirma la arqueología es que el olivo y el oleastro o acebuche, (olivera borda), ya se cultivaban 5 siglos aC en todas las tierras que quedan entre Líbia y Turquía. Y en los días del gran Alejandro (356-323 aC), las riberas de nuestro mar las definía, más que otra cosa, la omnipresencia del olivo. Griegos, fenicios y romanos extendieron después su cultivo, de manera que conformaron la tríada esencial de la dieta mediterránea que todavía defendemos hoy, 3.000 años después.
En cuanto al pan, el mito cuenta que fue un regalo de la Demeter griega, diosa libia de la siembra que los romanos llamaban Ceres, de la que deriva ´cereal´. En este caso el mito bebía de la realidad, pues Líbia fue el granero de Roma que, para alimentar sus legiones, sobreexplotó la tierra al punto de provocar el primer desastre ecológico conocido. Lo sabemos porque, agostados y empobrecidos los campos libios, los vándalos los despreciaron y atacaron las zonas más productivas de Córcega, Cerdeña y Baleares. Los bellísimos hornos de perfil oriental de nuestras casas materializan y son bellísimos símbolos de aquella arcaica cultura del pan.
Y por lo que se refiere a la viña, tercer elemento de la clásica tríada, la primera referencia la tenemos en el Génesis cuando nos presenta a un Noé borrachín. Las crónicas apuntan que las primeras cepas fueron armenias, pero la patria del vino fue Creta. El inventor de los primeros caldos fue el griego Dionisios, el Baco que los romanos celebraban en las ´bacanales´. Y aunque está probado que los romanos fueron quienes más extendieron el cultivo de la vid, en Ibiza tuvimos viñas mucho antes como nos confirma la arqueología en el hinterland de Yboshim, en los campos de Santa Gertrudis y en muchos otros lugares del interior de la isla. Eran hallazgos previsibles. No sólo porque los púnicos empinaban el codo como pocos, -detalle que Flauvert recoge en ´Salambo´ y que casa con los extensos viñedos de Cartago-, sino porque las fuentes clásicas ya mentaban los olivos y las viñas ibicencas: «Después de Cerdeña, hay en alta mar una isla llamada Pitiüsa, a 3 días y 3 noches de las columnas de Hércules, a un día y una noche de Líbia y a un solo día de Iberia, que cultiva viñas y olivos injertados en acebuches». (Diodoro Sículo. Hist. Bibl. V, 17). La arqueología, mucho antes de que descubriéramos en Ibiza los vestigios de aquellos cultivos, ya había obtenido en los pecios hundidos ánforas vinarias innumerables que dan noticia del vino de Yboshim y del trasiego que generaba su comercio.
No podemos saber si la cultura del pa amb oli, regado con un trago de vino, ya la practicaban fenicios y púnicos, pero no tendría nada de extraño. Y en cualquier caso, tendríamos que sumar la sal como cuarto elemento a la clásica trilogía del vino, el pan y el aceite. Cosa lógica en una isla con salinas que ya explotaban los púnicos para preparar sus salazones. A partir de aquí, cuesta poco imaginase a un ciudadano de Yboshim sazonando con sal sus rebanadas de pan con aceite. En la Ibiza de los primeros tiempos, por tanto, ya serían elementos básicos, en la mesa, el pan, el vino, las aceitunas y la sal, un cuarteto que en la antigüedad tuvo una importancia simbólica notable. En la Biblia vemos que es un brote de olivo lo que lleva en el pico la paloma que anuncia el final del diluvio a Noé; el trascendental significado que tienen el pan y el vino en la Última Cena; y el papel sacramental –es decir, salutífero- de los óleos, del aceite. En cuanto a la sal, la Biblia la menciona 107 veces.

Colonización musulmana

Dejando atrás los primeros tiempos, muchos siglos después, la colonización musulmana de las islas, más que aportar nuevos hábitos, consolida la cultura culinaria de griegos, romanos y fenicios, de la que ellos también formaban parte. Sabemos, por ejemplo, que las nuevas variedades de aceitunas procedentes de Al Andalus se injertaron en los acebuches insulares. En Balàfia, en la Necrópolis del Puig des Molins y en los campos Peralta, los paisajes con olivos guardan todavía la esencia de lo que ha sido y es el Mediterráneo. Cultivo, cultura y culto se abrazan en el olivo que en Ibiza, como en Corcira, no se poda. Prólijo en su libertad, el árbol se retuerce y ramifica en caprichosa arborescencia que, según se mire, es verde plata o de un gris platino maravilloso. El olivo deviene así escultura viva que cincelan soles, lluvias y vientos. Son muchas las casas que en Ibiza conservan aún el primitivo trull de piedra, con su ara, (mota o paramola) y la gigantesca viga que sostiene la muela o rotlo, que, para romper las aceitunas, voltea una mula ciega. La pasta aceitosa colocada en cofins, esportillos planos y redondos, se aplasta con el peso de la jàssena y, finalmente, por un canalón de piedra, gota a gota, deviene el precioso líquido que fluye turbio con un olor crudo y penetrante como a hierba quemada para asentarse en el infern, un depósito donde, poco a poco, el milagroso aceite adquiere su pureza y su tono dorado.
Fuente:diariodeibiza.es
 

23 mayo, 2017

Gianfranco Vargas: “El lenguaje sensorial del olivo debe ser sencillo e inclusivo”

Gianfranco Vargas, investigador y consultor de aceite de oliva. El reconocido catador fue ganador de dos medallas de oro en el evento “Los Angeles International Extra Virgin Olive Oil Competition”

La curiosidad llevó a Gianfranco Vargas, investigador y catador de aceite de oliva, a ser reconocido por la Apega como “maestro del aceite de oliva en el Perú”. Ahora se encuentra inmerso en más investigaciones y en un libro que promete inducir a todas las personas a visitar las maravillosas tierras productoras de olivo.
¿Qué te impulsó a iniciar una investigación sobre este fruto?
El motivo principal fue la falta de cultura sensorial e histórica del olivo y sus frutos en el Perú. Gracias al padre Johan Leuridan y la profesora Isabel Álvarez, pude dedicarme a la explotación de este tema, con el fin exclusivo de recuperar nuestro patrimonio cultural y natural correspondiente a la olivicultura peruana.
¿Es verdad que el uso de aceite de oliva ha sido empleado por un pequeño sector de la población?
Siempre ha sido así, pero es necesario conocer los beneficios para la salud. Pocos saben que un aceite de oliva virgen extra con aroma herbáceo, amargo y picante, es mucho más nutritivo que otros ya que posee polifenoles, que son los principales agentes saludables para combatir las enfermedades cardiovasculares, y otorgan más segundos de vida al incluirlos en los alimentos.
¿Qué le falta a nuestro país para crear una cultura sobre la cata de aceite de oliva? 
El tema de la cata es prácticamente nula en nuestro país. Son escasos los catadores profesionales de bebidas y alimentos que desempeñan una práctica constante de sus sentidos. El lenguaje sensorial del olivo deber ser sencillo, e inclusivo para cualquier persona o consumidor asiduo a los aceites de oliva o de otros productos.
A pesar de que el Perú es uno de los mayores productores de aceite de oliva, no pertenecemos al Consejo Oleícola Internacional (COI). ¿Qué opinas de esta realidad? 
Son pretextos del Gobierno Central y de distintas asociaciones vinculadas al sector olivarero. Presenté una solicitud, sin embargo no tardaron en pronunciarse los opositores, y el Estado peruano
hizo caso omiso a dicha propuesta. Es importante la incorporación al COI para el desarrollo tecnológico e investigativo de nuestro sector olivarero, el problema va por el análisis sensorial. Los comercializadores se aprovechan y venden lo que sea porque la Norma Técnica Peruana se los permite. Es necesario tener las reglas claras para que nos dejen de engañar a todos.
El Perú es un país que no debería producir aceitunas. ¿Qué lo hace distinto?
Principalmente las regiones olivareras (Tacna, Moquegua, Arequipa, Ica y Lima) no se encuentran dentro de la franja mediterránea donde se recomienda el cultivo de olivos. Sin embargo, es el mar del Pacífico y nuestros Andes los que convierten al Perú -y a algunos territorios cercanos- en uno de los mejores productores de aceitunas en el mundo. Aquí pueden madurar en el árbol, es decir, volverse negras y grandes de manera natural sin el uso de productos químicos.
¿Cómo va el trabajo de denominación de origen (DO) en nuestro país relacionado con el olivo?
La única denominación de origen relacionada al olivo en nuestro país es la “aceituna de Tacna”. Hasta el momento no se puede establecer un Consejo Regulador que logre certificar dicha DO para su comercialización dentro y fuera del Perú. En la investigación que he realizado para la USMP, estoy desarrollando cinco propuestas de DO e indicaciones geográficas de los aceites de oliva virgen extra, producidos en las cinco principales regiones olivareras del Perú.
Mencionaste que estás realizando otro estudio, ¿de qué trata? 
Se basa en la creación de un documental titulado “Los olivos centenarios de América del Sur”. Para ello, estamos haciendo un conteo de los olivos más antiguos que existen en América del Sur, un patrimonio natural compartido durante siglos e invisibilizado por todos.
Además, estás a puertas de presentar un libro, ¿en qué consiste la publicación? 
Este año presentaré el libro: “El cultivo del olivo en el Perú: Patrimonio cultural y natural de América”. La investigación consta de dos años de recorrido dentro de las regiones productoras de nuestra costa para identificar los valores patrimoniales, tanto materiales como inmateriales. El trabajo previo realizado en el Perú y el documental de olivos centenarios son las bases para iniciar este ambicioso proyecto, que busca fortalecer nuestros lazos con otros países americanos.

DATO
Gianfranco Vargas Flores. Consultor e investigador de aceite de oliva. Desde muy joven se dedicó a la cata y estudio del producto natural. Ganó un concurso en Los Ángeles en la categoría de aceites de oliva virgen extra intensos.
2011 presentó una solicitud formal para pertenecer al COI.
2017 lanzará su libro “El cultivo del olivo en el Perú: Patrimonio cultural y natural de América”.
Fuente:diariocorreo.pe

22 mayo, 2017

La UE invierte 1,3 millones en tres proyectos del Campus de Ourense

La Unión Europea financia con 1,3 millones de euros tres proyectos de investigación del Campus de Ourense sobre nanotecnología, estudio del aceite de oliva virgen extra producido en Galicia y prevención de inundaciones y sequías en la cuenca del Miño-Sil.
 Los fondos proceden del Programa de Cooperación Transfronteriza Interreg V-A España-Portugal (Poctep) 2014-2020.

Poctep financiará con 277.000 euros Iberphenol, una iniciativa coordinada por el catedrático Jesús Simal del Centro de Investigaciones Agro-Ambientales y Alimentarias del Campus da Auga sobre la caracterización del aceite de oliven virgen extra. "Se trata de poner en valor los olivos centenarios que existen en el territorio gallego. Sería de gran interés conocer si se trata de nuevas variedades y, de ser así, evaluar sus aptitudes comerciales como árbol ornamental o para la producción de aceitunas de mesa o de aceite de calidad diferente", indica Simal. El interés por este campo surge a partir de los resultados obtenidos por el grupo a lo largo de varios años sobre la caracterización aromática y fenólica de aceitunas y aceites de oliva producidos en Galicia. "La primera tesis doctoral en el tema fue la de la ya doctora Patricia Reboredo, pionera en el estudio de la calidad del aceite producido en Galicia".
El objetivo último es contribuir a diseñar una estrategia que permita potenciar la puesta en el mercado de aceites de oliva gourmet. "Para ello, conviene desarrollar una técnica de genotipado molecular como herramienta frente el fraude que permita identificar variedades en el aceite comercializado, ya sea monovarietal u obtenido por mezcla de variedades". Un refuerzo para completar los procedimientos de rastreabilidad basados en certificaciones e inspecciones. "Ayudaría a garantizar la autenticidad de un aceite envasado en relación al origen geográfico y la variedad de aceituna. Todo ello contribuiría a promover una denominación de origen gallega e incluso algún otro sello de calidad, como el de agricultura ecológica".

Puesta en valor de los olivos centenarios
"Iberphenol" es una iniciativa con sello ourensano coordinada por el catedrático Jesús Simal, del Centro de Investigaciones Agro-Ambientales y Alimentarias del Campus da Auga. El objetivo es establecer una red de investigación temática sobre polifenoles, "desarrollando proyectos colaborativos de I+D con el objeto de producir resultados explotables principalmente aplicados a la industria agroalimentaria y a la salud y cosmética".
Fuente:laregion.es