06 marzo, 2015

Centro de exposiciones del olivar de la Sierra de Adamuz

El Centro del Olivar de Sierra es un espacio de exposición, interpretación y de fomento del conocimiento sobre el mundo del olivar y del aceite de oliva. Un centro dinámico y apasionante para dar a conocer la cultura del aceite y en especial del olivar de sierra.

 Cuenta contando con seis salas expositivas, en las que se pueden apreciar piezas originales, emblemáticas, donadas por entidades y particulares de Adamuz y reproducciones artesanales. Además de las diferentes salas de exposición e interpretación, este Centro cuenta con otros espacios dedicados a la investigación y a la formación: sala de catas, sala multiusos, sala audiovisual, etc.

Recorrer el Centro del Olivar de Sierra de Adamuz supone un paseo por la historia, la tradición y la innovación en el mundo del aceite de oliva.

Adamuz es una villa situada al noroeste de la provincia de Córdoba, en las estribaciones de Sierra Morena un tanto abrigada de norte a sur, lo que le confiere una cierta variedad en sus características físicas y paisajísticas, es un municipio que vive del cultivo del olivo y la producción de aceite de oliva, actividad que marca su forma de vida.
Nuestros olivares están incluidos en la Denominación de Origen Protegida de los aceites de oliva virgen extra Montoro-Adamuz. Las características específicas que definen el aceite de «Montoro-Adamuz», se deben a su alto contenido en polifenoles totales, superior a 700 ppm, siendo éstos los responsables del amargor característico del aceite y que les confiere su gran estabilidad química frente a la oxidación. Por otro lado, los atributos sensoriales como «frutado de aceituna» y «verde hoja» se manifiestan con una intensidad elevada, mediana del frutado superior a 4.
El alto contenido en compuestos fenólicos de los aceites de la denominación «Montoro-Adamuz», superior a 700 ppm, está directamente relacionado con la presencia de la variedad Nevadillo Negro, con las condiciones agroclimáticas extremas de cultivo que provocan un estrés fisiológico en el olivo y con la recolección temprana.
Fuente: NP
Más información: web

05 marzo, 2015

El aceite de oliva, motivo de unión entre palestinos e israelíes

Sumaya Sawalmeh, agricultor de 40 años de edad, proveniente de una pequeña aldea palestina cerca de la ciudad de Nablus se expresa: “Es importante para mí participar en el proyecto. Me he acercado a Israel y por primera vez en mi vida me he sentido parte de una familia. Ha sido una experiencia muy positiva.”
Sumaya es uno de los tantos agricultores que se ha unido a la iniciativa económica de colaboración que reagrupa alrededor de 34 comunidades agrícolas de Israel y Cisjordania especialistas en aceite de oliva.
Olive Oil Without Borders (OOWB) es el nombre de este lindo proyecto, el cual nace gracias a la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), los cuales ha proporcionado asistencia financiera y operativa a este conjunto de militantes. El éxito del proyecto OOWB logrará ser premiado por una segunda ronda de financiación de alrededor de $ 1.200.000. Esto espera servir a unos 2.000 palestinos e israelíes que trabajaran en el negocio del aceite de aquí a los próximos 3 años.
Todos los agricultores destacan que durante el plazo de los últimos tres años, este gran movimiento unificador, creado en 2012, ha logrado triplicar la producción de los campos, mejorar significativamente la calidad y pureza de su aceite de oliva, y como consecuencia los ingresos han sido más provechosos.
El reto que se han fijado los impulsores de OOWB se centra en “la construcción de relaciones económicas que promuevan la paz y la reconciliación”.
Sin embargo, el proyecto ha fortalecido algo más que los lazos económicos. Uno de los campesinos israelíes cuenta su versión desde una perspectiva diferente: “Fue una experiencia muy importante y poderosa para mí. Sentarse con un agricultor palestino que me dice, con lágrimas en los ojos, que su huerto fue quemado la noche anterior por los colonos israelíes fue muy conmovedor para mí. ‘¿Cómo puedes dormir por la noche? “- me preguntó. Le dije que no muy bien. Ese fue el desafío más grande para mí: ser un representante de Israel”.
Esta comunidad de agricultores locales están más unidos gracias a la fuerza colaborativa de este proyecto. “El 70 por ciento de los participantes OOWB dicen que creen cooperación económica ayuda a construir nuevos esfuerzos de reconciliación entre las dos partes.”
Fuente:enpositivo.com

04 marzo, 2015

Llegan barcos con aceite de oliva

Lo que no hay en Jaén, se empieza a buscar fuera. Comienzan a llegar barcos con aceite de oliva a los puertos españoles, ya que las empresas están convencidas de que la cosecha de zumo de aceituna de España no será suficiente para abastecer a sus clientes.

La caída productiva en el olivar jiennense ha hecho que muchas empresas empiecen a cargar buques en otros países, principalmente, en Marruecos y en Túnez. El Gobierno de España ya plasma esta realidad en sus últimas cifras oficiales. Mientras que, el año pasado —a 1 de febrero—, se habían comprado 25.700 toneladas de zumo de aceituna, ya van 31.700. Además, nadie duda de que entrará mucho más “oro líquido” generado, principalmente, en estos dos países del Magreb.
Túnez cuenta con permiso de la Unión Europea para enviar un contingente de hasta 45.000 toneladas, por lo que puede entrar en el mercado común sin problemas. No obstante, los operadores pueden comprar todo el producto que deseen —sin restricción alguna— para enviarlo fuera de Europa, como a Estados Unidos, China, Japón o Brasil, entre otros destinos. Por otro lado, los últimos acuerdos del rey Mohamed VI con Bruselas posibilitan que Marruecos pueda enviar todo el aceite que desee a la Unión Europea. De ahí que son destinos muy apetecibles.
El director general de Dcoop, Antonio Luque, es muy claro: “Este año tenemos que salir fuera a comprar para cubrir la demanda de nuestros clientes. La cuenta resulta muy sencilla. España vendió 1.600.000 toneladas el año pasado, mientras que ahora tendremos unas 800.000. No hay suficiente producto, por lo que debemos acudir a otros países para abastecer a nuestros mercados. Ojalá que España pudiera atender a todos los clientes y que todo el aceite pasara por aquí. Nos daría una tremenda influencia en el mundo”.
Dcoop manifiesta que no puede perder mercados que ha conseguido cuando hay campañas abundantes. “Si dejamos al cliente, lo coge otro. Si se avanzara más hacia la integración tendríamos más potencial y existencias para abastecer a los operadores internacionales. La empresa siempre piensa en un mercado global”, afirma el grupo cooperativo por medio de su gabinete de comunicación. Por otro lado, el secretario de la Federación Española de Fabricantes de Aceite de Oliva (Infaoliva), Enrique Delgado, afirma: “Resulta necesario comprar aceite de oliva fuera porque debemos conservar los clientes que se quedan con el nuestro cuando tenemos grandes cosechas. Sin embargo, parece que existen ya diversas operaciones y que hay barcos que entran a nuestros puertos. Y aquí me surge la duda de que, a lo mejor, todavía resulta demasiado pronto. Es importante tener material para servir porque se crea fidelidad con los clientes y, si no tienes género un año, puedes perderlo. No obstante, comprar antes o después no es más que la planificación de las propias empresas a la hora de interpretar el mercado”.
Los últimos datos de la Agencia de Control de Mercados del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente indican que los envasadores disponen de 189.300 toneladas almacenadas en sus depósitos. Se trata de una cantidad muy alta, lo que quiere decir que las grandes empresas trabajan para tener género disponible y que se moverán para lograrlo a un buen precio. El Gobierno de España revela que las exportaciones han caído un 2% respecto al año anterior debido a la escasez de género. No obstante, las empresas se afanan para no perder lo que conquistaron años atrás. Mientras, las aceiteras jiennenses tendrán que saber leer la situación porque, pese a que existe poco aceite, tienen que saber venderlo a buen precio.
Fuente:diariojaen.es

03 marzo, 2015

Apuran la creación de un fideicomiso para asegurar la cosecha del olivo

Este proceso productivo está condicionado por una eventual demora en la presentación de las líneas de financiamiento. 

El diseño y creación de un fideicomiso de al menos 50 millones de pesos se presentan como la posibilidad para que los productores olivícolas de la provincia aseguren la cosecha 2015, que ya está por entrar en proceso. En esa coyuntura, tensionada por esos dos factores, inician el año de trabajo los productores del sector.

La creación del fideicomiso sería resultante de la rúbrica de un convenio entre el gobierno de la provincia y Bapro Mandatos, en lo que se está trabajando en estos días, y cuyo primer desembolso sería de 26 millones de pesos. Bapro Mandatos es una empresa del Banco Provincia de Buenos Aires especializada en la administración de fideicomisos tanto ordinarios como financieros, con oferta pública o privada.

Con el aval del Estado provincial, la garantía que los productores ofrecerían al fideicomiso sería el mismo producto, es decir, la aceituna de conserva o en aceite de oliva.
Mientras tanto, es inminente el inicio de la cosecha en el Valle Central con el levantamiento de la aceituna de mesa. Esto terminaría a mediados de la semana, lo que daría lugar a la cosecha de la aceituna de aceite.

Este último proceso es el que se vería condicionado por una eventual demora en la presentación de las líneas de financiamiento a través del nuevo fideicomiso, que encontraría a los productores sin posibilidades de costearlo. Es así que se entiende la urgencia en los trámites a fin de pulir la herramienta administrativa que da origen al fondo.

Durante las últimas semanas, los productores olivícolas visitaron y llamaron telefónicamente con insistencia tanto a Casa de Gobierno como a las oficinas del ministerio de Producción,
conducido por Raúl Chico, para seguir de cerca el avance de estas diligencias. La respuesta que obtuvieron es que esta semana, a más tardar, estaría listo el instrumento. Del éxito de estos trabajos depende, en gran medida, que los olivícolas tengan un inicio de año que levante las perspectivas en relación a lo difícil que fue el 2014.

Reunión en Andalgalá
En ese orden, el ministro de Chico se reunió con productores olivícolas del departamento Andalgalá, acompañado por funcionarios de la subsecretaría de Promoción de Inversiones y Evaluación de Proyectos, y el coordinador de Gabinete, Pablo Vargiú, con el objetivo de interiorizarlos sobre la vigencia de la Línea Subsidiada para el financiamiento de gastos de cosecha de aceituna de mesa y la producción aceite de oliva.

El surgimiento de esta herramienta de financiamiento es producto de un trabajo que Chico encaró con los pequeños y medianos productores en noviembre pasado. A partir de una demanda concreta, tienen ahora una disponibilidad de 1.5 millones de pesos para distribuir en líneas de crédito entre productores de Andalgalá, Capayán, Pomán y Tinogasta. Se trata de un fondo subsidiado al 1 por ciento mensual con periodo de gracia de dos meses y un sistema de devolución de otros seis, tanto para productores individuales como para los que se encuentran organizados en cooperativas o asociaciones.

En la reunión se hizo operativa esta línea, explicando las condiciones de acceso al financiamiento y dejando los formularios respectivos, acordando los tiempos para avanzar con la asistencia.
La encargada de brindar los detalles de la operatoria fue la subsecretaria de Promoción de Inversiones, Liliana Álvarez, quien comentó que se trata de una producción total de 600 mil kilos de aceituna que serán financiados para su cosecha o elaboración de aceite y que “la línea responde a las necesidades de pequeños productores olivícolas”.
Fuente:elesquiu.com

02 marzo, 2015

O Porriño se lanza a cultivar olivos

La comunidad de montes de Torneiros dedica 3 hectáreas a producir aceite

El cultivo del olivo supone una oportunidad para el aprovechamiento sostenible del monte gallego. Los comuneros de Torneiros no han querido despreciarla y se han lanzado a plantar los primeros ejemplares en busca de una rentabilidad a medio plazo. La planta se va extendiendo en comunidades de otras áreas de Tomiño, Covelo, Salceda, O Rosal o de la península de O Morrazo, entre otros lugares. En O Porriño, las raíces de Arbequina ya se están asentando en tres hectáreas de terreno de la zona de As Chans.
El presidente de la comunidad, Javier Soliño, afirma que la plantación irá creciendo. El objetivo es alcanzar las seis hectáreas de terreno de producción de olivos en los próximos años.
Todos los miembros de la comunidad de montes están implicados en esta iniciativa. Recientemente participaron en una plantación popular de más de un centenar de ejemplares en la que los vecinos pudieron conocer un poco más acerca de esta variedad, sus posibilidades de negocio y cómo cuidarla.
El proyecto ya ha generado cuatro puestos de trabajo en la comunidad de montes para supervisar y vigilar las plantaciones. Los comuneros no empezarán a ver resultados hasta dentro de no menos de cuatro años, cuando los cultivos maduren lo suficiente como para poder empezar a dar frutos.
La empresa Abril se ha comprometido a comprar toda su producción. Las aceitunas que cosechen servirán para crear un aceite de oliva cien por cien gallego. Esta empresa familiar con sede en Ourense lanzó el año pasado su primera producción de 3.000 botellas de un producto completamente autóctono.
Las perspectivas de futuro son muy interesantes al poder competir en precio con las marcas de aceite de oliva más conocidas. El microclima hace que las Rías Baixas sean un lugar idóneo para el cultivo de la Arbequina, donde se dan unas condiciones óptimas de humedad y un sustrato con todos los nutrientes para que se desarrolle la planta.
Rentabilidad
La comunidad ganará no menos de 1.500 euros por hectárea. El presidente de la entidad, Javier Soliño, afirma que se trata de buscar un aprovechamiento económico en una comunidad que tiene mucha zona de monte urbano y que se ha visto expropiada en el pasado para permitir las conducciones de gas y el paso de la autopista. No es la única iniciativa que tienen en estos momentos para rentabilizar el monte. Además, barajan la creación de una plantación de paulownia, un árbol que crece mucho más rápido que el pino y cuya madera es muy apreciada. Se trata de una de las especies que ofrecen una mayor rentabilidad.