29 junio, 2016

Descifran genoma completo del olivo, que permitirá mejorar aceitunas y aceite

Investigadores del Centro de Regulación Genómica (CRG) de Barcelona, del Real Jardín Botánico de Madrid (CSIC-RJB) y del Centro Nacional de Análisis Genómico de Barcelona (CNAG-CRG) han logrado descifrar el genoma completo del olivo, lo que permitirá mejorar la producción de aceitunas y de aceite. La investigación, que publica hoy la revista "GigaScience", ha conseguido secuenciar por primera vez los más de 56.000 genes del genoma de un ejemplar de olivo de más de 1.300 años de antigüedad de la variedad Farga, una de las más importantes del este de España. El olivo es uno de los primeros árboles que se cultivaron en la historia de la humanidad, seguramente hace unos 6.000 años, y es el árbol más emblemático del Mediterráneo, con mucha relevancia en la economía española y de Italia, Grecia y Portugal.
España es el máximo productor de aceite de oliva del mundo, con un tercio de la producción mundial, que es de tres millones de toneladas de aceite. El jefe del grupo de genómica comparativa del CRG, Toni Gabaldón, que ha liderado la investigación, ha explicado que hasta ahora se desconocía el genoma del olivo, que regula las diferencias entre variedades, tamaños y sabor de las aceitunas, por qué son tan longevos o las claves de su adaptación al secano. Según Gabaldón, la secuenciación del genoma completo del olivo servirá para ayudar al olivo, tanto a su desarrollo como a protegerse de las infecciones que causan estragos, como los ataques de bacterias (Xilella fastidiosa) y hongos (Verticillium dhailae).
"Es, sin duda, un árbol emblemático cuya mejora vegetal resulta muy difícil puesto que hay que esperar al menos 12 años para ver qué características morfológicas tendrá y ver si resulta o no interesante para hacer, por ejemplo, cruces", ha dicho Galbaldón.
Hace cuatro años, Gabaldón participaba junto a Pablo Vargas, investigador del CSIC en el Real Jardín Botánico, en la presentación de resultados científicos de proyectos sobre especies amenazadas, como el lince ibérico. Entonces, Pablo Vargas propuso al que era presidente del Banco Santander, Emilio Botín, que financiara la secuenciación completa del genoma del olivo empleando exactamente la misma metodología que se empleó en la secuenciación del lince.
Cinco meses después, se firmó el contrato para hacer la primera secuenciación completa del ADN del olivo, una investigación que ha durado tres años. "En la secuenciación de un genoma hay tres fases: la primera, aislar todos los genes. La segunda, ensamblar el genoma, ordenar esos genes uno detrás de otro, como si concatenáramos frases sueltas de un libro. Y finalmente identificar todos los genes, es decir, montar el libro. Esas dos últimas fases son las que hemos realizado y presentamos ahora", ha explicado Vargas. Según Tyler Alioto, científico del CNAG-CRG, "este genoma ha generado más de 1.000 GBytes de datos. Estamos sorprendidos porque hemos detectado más de 56.000 genes, más que en genomas secuenciados de plantas relacionadas y el doble que el genoma humano".
Además de la secuenciación completa del genoma del olivo, los investigadores también han comparado el ADN de este árbol con otras variedades como el acebuche y han obtenido el transcriptoma, es decir, los genes que se expresan para valorar qué diferencias hay en la expresión génica en hojas, raíces y frutos. El siguiente paso, señalan, será descifrar la historia evolutiva del olivo, que forma parte de la vida de las poblaciones del viejo mundo desde que en la Edad de Bronce comenzara un proceso de 'domesticación' a partir del acebuche en el Este del Mediterráneo que resultó en los olivos actuales, que pueden vivir hasta 4.000 años.
"De hecho, esa longevidad convierte al olivo que hemos secuenciado casi en un monumento vivo", ha subrayado Gabaldón. "Hasta ahora todos los secuenciados, desde la mosca del vinagre hasta el primer ser humano analizado, han vivido un tiempo determinado, pero luego han muerto o morirán. Ésta es la primera vez que se secuencia el ADN de un individuo de más de 1.000 años que puede seguir vivo tal vez otro milenio", ha destacado Gabaldón.
Fuente:larazon.es

28 junio, 2016

El aceite de oliva, en la «guerra de chollos» del supermercado

La competición de precios en las grandes superficies lleva a la distribución a banalizar el oro líquido utilizándolo como producto reclamo ante los consumidores 


El prestigio internacional que a lo largo de muchas décadas ha conseguido cosechar el aceite de oliva, producto que abandera la marca España en el ámbito agroalimentario, empieza en el campo y con demasiada frecuencia suele terminar en los lineales del supermercado. El sector productor e industrial lleva años luchando contra la banalización del oro líquido, usado como reclamo comercial por las cadenas de distribución que lo venden bajo el paraguas de «el precio más competitivo» sin importar si con ello confunden al consumidor, pierde el industrial envasador o se arruina el olivarero.
En los últimos días, el sector oleícola ha dado la voz de alarma al encontrar ofertas, concretamente en la cadena de supermercados DIA (Distribuidora Internacional de Alimentación) de un litro de aceite de oliva a 2,19 euros, un precio «totalmente injustificado y muy por debajo de las cotizaciones en origen y de los costes de producción», añade la organización agraria COAG quien lamenta que «no se trata de un caso aislado, pues se repite con demasiada frecuencia».
De hecho, esta oferta ha tenido eco en otra de Alcampo aún más agresiva, donde el aceite se vende a 2,18 euros el litro. Por ello, COAG ha instado al Ministerio a que active el sistema de vigilancia de precios que son «anormalmente bajos en el aceite de oliva» y que analice el contenido del producto que se está ofertando, ya que «o bien se está vendiendo a pérdidas o la calidad ofertada podría no corresponder con el contenido de los envases».

La venta por debajo de la cotización en origen no sólo afecta a los agricultores, sino que también atenta contra la industria. En este sentido, el director gerente de Oleoestepa, sociedad cooperativa que lleva casi tres décadas produciendo y comercializando aceite de oliva virgen extra, Álvaro Olavarría, explica que «el sistema poolred indica que el aceite lampante (base mayoritaria con la que se elabora el aceite de oliva suave o intenso) ha cotizado de media en el último mes a 2,74 euros el kilo, lo que eleva el precio de un litro de aceite (incluyendo el 10% de IVA) a 2,76 euros».
Pero «a este valor, que ya es superior al que oferta la distribución, hay que añadirle lo que cuesta el proceso de refinado, el envasado, las materias auxiliares y la logística entre otras. En el supuesto de que la cadena de supermercados regalara todo esto al cliente y sólo tuviera que pagar por el aceite, seguirían vendiendo a pérdidas, pues perderían 0,57 euros por cada botella vendida».
Además, Olavarría descarta como excusa que la distribución comprara con antelación el aceite en un acuerdo con el proveedor, ya que «el precio medio del interanual de junio 2015 a junio de 2016 es de 3,03 euros por kilo». Con estos precios, «si alguien se molestara en comprar todas las botellas a 2,19 euros que oferta DIA para desenvasarlas y vender el aceite a granel como calidad lampante (que cotiza a 2,80 euros el kilo), obtendría un beneficio de 0,41 euros por kilo».
En respuesta a estas acusaciones, DIA ha manifestado sentirse «tranquila» al considerar que no se habían incumplido ninguna de las normas, pues «en ningún caso se vende una calidad de aceite de oliva más baja que la que pone en la etiqueta de su botella», ya que la campaña promocional de aceite «tiene como objetivo ofrecer a los clientes la mejor calidad al mejor precio». 
Fuente:abc.es



27 junio, 2016

El cambio climático adelantará la aceituna y acabará con el cereal

Un estudio científico avala que las temperaturas subirán entre 2 y 4 grados


El olivar es un cultivo duro, por lo que aguantará bien el cambio climático que se avecina derivado del calentamiento global del Planeta. Sin embargo, seguro que muchos, dentro de cincuenta años, se sorprenderán cuando lean o les cuenten que la mayoría de los aceituneros se echaban al campo en el Puente de la Inmaculada y que el olivar florecía en Jaén a finales de mayo. También verán raro que existieran agrupaciones de productores de la sierra que fumigaban sus olivos con avionetas durante agosto y septiembre para evitar que una mosca picara el fruto.
Un estudio científico publicado en la revista “Proceedings of the National Academy” de EE UU retrata cómo serán las fincas aceituneras y el rumbo que tomará la agricultura jiennense. La temperatura subirá en la provincia, lo que se notará en los cultivos. Se espera que lo haga entre dos y cuatro grados centígrados, por lo que, si ahora en verano se llega a los 40 o 41, veremos los 45 en los termómetros. Lloverá mucho menos, pero, cuando lo haga, será de una manera menos controlada, ya que fenómenos muy lejanos, como El Niño —por ejemplo— afectarán aquí mucho más por la incapacidad de los océanos de ejercer como reguladores ambientales. Sin embargo, el olivar resistirá bastante bien.
Se espera que la floración se adelante entre 18 y 20 días, por lo que, a finales de abril, ya se verá el polen por Jaén. Esto hará que la cosecha se forme antes y, también, madure más rápido, ya que se someterá a una mayor temperatura. Si los aceites tempranos se hacen con aceituna recogida en octubre, habrá que anticiparse aún más. Por eso, habrá tajos que estarán en marcha en septiembre. Asimismo, lo normal será que la recolección esté totalmente generalizada a comienzos de noviembre —ahora se realiza un mes después—.
El estudio de “Proceedings of the National Academy” redunda en la desaparición de la mosca del olivo. Al parecer, el calentamiento de la provincia borrará una de las principales plagas que sufre el aceite de oliva y que resulta tremendamente perjudicial para la calidad de los caldos. No obstante, los olivareros tendrán que ser mucho más eficientes en los riegos porque dispondrán de muy poca agua para sacar hacia adelante las cosechas.
Por otro lado, el profesor de Ecología de la Universidad de Jaén Antonio José Manzaneda Ávila augura que la falta de precipitaciones hará que el cultivo del cereal, prácticamente, desaparezca de la provincia jiennense. No obstante, el científico afirma que surgirán nuevas oportunidades y que, incluso, pueden estar ligadas a la agroindustria que ahora se desarrolla.
La uva necesitará cultivarse a más altitud, por lo que puede convertirse en un complemento perfecto para el olivar.
Sigue:diariojaen.es

24 junio, 2016

Una tesis expuesta en la Universidad de Jaén estudia los vestigios de la oleicultura en el Antiguo Egipto

Su autor, José Manuel Alba, forma parte del grupo de investigación que acumula ocho campañas arqueológicas en Asuán y describe en su trabajo los usos que los egipcios les daban a los recursos del olivo en esa etapa de la Historia.

Una tesis presentada en la Universidad de Jaén por José Manuel Alba, miembro del grupo de investigación de Historia Antigua de la UJA y presente en siete de las ocho campañas arqueológicas llevadas a cabo en Asuán (Egipto), estudia los vestigios de la oleicultura en el Antiguo Egipto.
La tesis, dirigida por el profesor Alejandro Jiménez, constituye un estudio multidisciplinar sobre el cultivo y la producción de aceite de oliva en el Antiguo Egipto a través del análisis de las fuentes arqueológicas, artísticas y epigráficas-literarias. Según José Manuel Alba, la idea surgió “porque no existía una monografía con visión multidisciplinar que incluyera de forma combinada tanto la parte etimológica como la arqueobotánica y la referente a los relieves en tumbas y otras escenas de templos. De esta forma, intentamos conocer el significado y el valor del olivo y del aceite dentro de la Historia del Antiguo Egipto y su contexto en el Mediterráneo”.
En su investigación, el autor se ha encontrado principalmente con un problema etimológico y otro arqueobotánico. “En Egipto, hay cerca de 80 términos para referirse al aceite. Es muy difícil decir con exactitud este término se refiere a este tipo de aceite. El que yo indico, neheh, aparece en el Reino Nuevo, en la Dinastía XVIII, aunque algunos egiptólogos no están de acuerdo y lo relacionan con el aceite de sésamo o de moringa”, explica José Manuel Alba.
En cuanto al aspecto arqueobotánico, el grupo de investigación de la UJA se centró en el análisis de los macrorrestos vegetales, residuos producto de la actividad humana, que ayudan a conocer la sociedad egipcia de la época, así como su dieta o domesticación de las plantas, de otros expertos. “Nos referimos a hojas y ramas, huesos de aceituna, así como maderas y carbones, presentes en los yacimientos”, cuenta José Manuel. En base a su estudio, ha podido describir algunos de los usos que se le daban al olivo y sus derivados. “Se sabe que en esa etapa importaban aceite del Próximo Oriente, pero también lo fabricaban para su consumo alimenticio. Además, utilizaban sus ramas y hojas para realizar coronas, collares y guirnaldas que cumplían una función ornamental en ofrendas a los dioses y a los difuntos, y su madera, para objetos de pequeño tamaño y la fabricación de ataúdes”.
Sin embargo, para asentar más estos datos, José Manuel Alba apuesta por disponer de la ayuda de un experto en arqueobotánica que pueda analizar los vestigios hallados en las excavaciones de Qubbet el Hawa y de los que se encuentran distribuidos por distintos museos de Egipto. “Sería muy interesante poder llevar a cabo más análisis carpológicos y antracológicos porque hay muchos ataúdes y objetos de madera situados en muchos museos, de los cuales no se sabe de qué madera están hechos. Otra labor importante sería hacer arqueología experimental a través de los relieves que tenemos y de las prensas que utilizaban para intentar saber si verdaderamente funcionaban y cómo lo hacían. Es uno de los objetivos de las próximas investigaciones”.

La tesis, bajo el título “La oleicultura en el Antiguo Egipto”, fue defendida en la Universidad de Jaén el pasado mes de enero obteniendo la calificación Sobresaliente Cum Laude y mención internacional al realizarse en inglés. El tribunal estuvo formado por la Dra. Dña. María José López Grande de la Universidad Autónoma de Madrid, la Dra. Dña. María Oliva Rodríguez Ariza, de la Universidad de Jaén, y el Dr. Don Antonio Morales Rondán de la Freie Universität Berlín.
Fuente:np

23 junio, 2016

Salvador Contreras, nuevo presidente de la Denominación de Origen Sierra Mágina


La reunión del pleno, celebrada el 20 de Junio y presidida por el Delegado Territorial de Agricultura, puso el punto y final al proceso electoral


El pasado mes de Febrero en el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Sierra Mágina. Se ha completado la renovación de las doce vocalías, así como la presidencia y vicepresidencia de este Consejo Regulador, con la elección de Salvador Contreras Gila y Lorenzo Herrera Quesada, respectivamente, este último vocal del Consejo en representación de la SCA Bedmarense.
Fue el último pleno de Rafael de la Cruz como presidente del mismo, cargo que ha ocupado desde 1995. En su despedida felicitó al nuevo Presidente y manifestó su orgullo por haber representado al aceite de calidad producido en la comarca de Sierra Mágina, así como animó a las entidades a perseverar en el esfuerzo por hacer un aceite virgen extra de calidad diferenciada, bajo el paraguas de la figura de calidad de la Denominación de Origen.
El nuevo presidente Salvador Contreras Gila, ocupa en la actualidad la gerencia del Instituto de Estudios Jienenses de la Diputación de Jaén. Es olivarero nacido en Albanchez de Mágina, y autor de varios libros y artículos dedicados a la investigación sobre el aceite de oliva. Asimismo, dirige varios proyectos de investigación en la comarca de Sierra Mágina, entre ellos la Revista de Estudios sobre esta comarca. En su presentación, el nuevo presidente agradeció la confianza depositada en él con su nombramiento, y se manifestó dispuesto a aportar todo su esfuerzo y conocimiento en la defensa de los aceites de calidad de Sierra Mágina, siempre bajo el amparo de una figura de calidad reconocida como es la Denominación de Origen, una figura clave para diferenciar el aceite obtenido.
Fuente:np