07 junio, 2016

Buscan un detector perfecto para evitar fraudes en el aceite de oliva

Oleoestepa colabora con el Instituto de la Grasa en el proyecto europeo Oleum


La cooperativa sevillana Oleoestepa ha firmado un acuerdo de colaboración para participar en el proyecto europeo Oleum que dirige el Instituto de la Grasa, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), con el que se pretende establecer una herramienta analítica eficaz de control de los aceites de oliva, para acabar así con las mezclas ilegales y con el fraude en el sector que, aunque no es algo generalizado, afecta negativamente al producto estrella de la agricultura y gastronomía española.
Esta colaboración, que se suma a la de 20 instituciones de 15 países distintos participantes en el proyecto, se materializará en la puesta a disposición del laboratorio y el área de I+D+i de Oleoestepa para facilitar muestras de aceites de oliva vírgenes extra, vírgenes y lampantes ya analizados química y sensorialmente, que posteriormente se contrastarán y clasificarán por parte del Instituto de la Grasa con métodos de análisis instrumentales alte
rnativos al análisis sensorial, y con nuevas metodologías que detectan irregularidades.
El proyecto Oleum trabaja en la generación de soluciones analíticas innovadoras, más eficaces y armonizadas, para verificar la calidad del «zumo de la aceituna». El objetivo es evitar que a los 
consumidores les den gato por liebre a la hora de comprar una calidad determinada de aceite, y que la etiqueta de la botella sea fiel reflejo de la composición de su contenido, pues para que un aceite de oliva sea denominado Aceite de Oliva Virgen Extra debe cumplir con los parámetros, tanto químicos como sensoriales, establecidos en el Reglamento de la Comisión Europea y en la Norma de Comercialización del COI. Entre ellos, no debe existir adición de ningún otro aceite vegetal que no provenga del olivo.
Además, el proyecto pretende mejorar la evaluación organoléptica desarrollando nuevos materiales de referencia para poder calibrar los paneles sensoriales, que faciliten el trabajo de los panelistas. Asimismo, se prevén actividades de transferencia de conocimiento que incluyen la creación de una base de datos que contenga todos los resultados generados por la investigación del proyecto y lo acompañará una estrategia de difusión del proyecto con todos los integrantes de la cadena de valor del aceite de oliva, que permita mejorar la confianza del consumidor, del mercado, y preservar la imagen del aceite de oliva a escala global.
La participación de Oleoestepa responde a la búsqueda de la máxima excelencia en la que está basado su modelo productivo, apostando siempre por la calidad. Esto se refleja en el hecho de que la cooperativa sólo envasa aceite de oliva virgen extra, es decir, la categoría superior del «oro verde», siendo viable gracias a la implantación de un sistema de producción integrada con el que protege el medio ambiente y logra producir, campaña tras campaña, como virgen extra el 89% de su producción total. La cooperativa agrupa a más de 5.500 agricultores con más de 54.000 hectáreas de olivar y cuenta con 17 almazaras asociadas ubicadas en las provincias de Sevilla y Córdoba.
Fuente:abc.es