22 febrero, 2016

El aceite de oliva avanza en el mundo en precio y demanda

Mientras que la mayoría de otros tipos de aceites han visto sus precios en picada entre 2012 y 2014 en términos constantes, el de oliva resistió al registrar un aumento constante.

Un factor a largo plazo está en juego, en particular el posicionamiento de aceite de oliva virgen como un producto de alta calidad y su dependencia de las ventas en los mercados desarrollados con altos precios, informó Agroalimentando.
Según Rafael Moreau, analista de Alimentos de Euromonitor Internacional, el incremento en el precio por unidad de aceite de oliva fue en gran parte el resultado de una fuerte caída en la producción en la temporada 2014-2015.
El Consejo Oleícola Internacional estima que fue un tercio menos que el año anterior y el peor desde 2000: Esto es en gran parte por la cosecha de oliva en Italia después de haber sufrido de infestación de moscas y bacterias, mientras que los cultivos de España se vieron gravemente afectados por la sequía.
En comparación, el aceite de colza, de soja y de girasol se mantuvieron más mercantilizados, como se refleja en sus precios unitarios que rondan entre 1,7 y 2 dólares por litro, y se declinó entre 2013 y 2015, mientras que el de oliva llegó a 7,8 dólares el litro en 2015.
El crecimiento del consumo mundial de aceite de oliva se vio socavado por ser muy dependiente en el consumo de los mercados del sur de Europa frente a una crisis económica prolongada o una recuperación lenta, que incluyen Grecia, Italia, Portugal y España, en conjunto el 45 % de las ventas globales en 2015.
En estos mercados, donde el aceite de oliva es un alimento básico, los consumidores han cambiado sus hábitos, en un intento de reducir su gasto en aceite de oliva, por ejemplo mediante la compra a granel en Italia, especialmente de las pequeñas tiendas independientes.
Por su parte, en Grecia, la producción doméstica de las familias es a menudo utilizada como un sustituto más barato respecto del aceite de oliva envasado que se vende en los canales minoristas.
Dado que la producción mundial de aceite de oliva sigue siendo muy dependiente de las aceitunas cultivadas en los países del sur de Europa, lo que potencialmente conduce a la escasez y los altos precios, se abre la puerta a nuevos países productores para satisfacer la creciente demanda de algunos mercados emergentes.
Después de pruebas exitosas, las autoridades en el estado indio de Rajastán anunciaron en el verano 2015 que iban a destinar más tierras a los agricultores a cultivar aceitunas que se utilizarán para la marcaRaj Aceite de Oliva, de acuerdo a un reporte de Food News Latam.
De acuerdo con información del sitio Valor Soja, en el primer bimestre de 2014 se declararon ventas externas argentinas de aceite de aceite de oliva virgen a granel por 743,1 toneladas a un valor promedio ponderado de 2,72 dólares por kilo contra 489,0 toneladas a 2,75 en el mismo período de 2013.
En todo el año 2013 se declararon ventas externas argentinas del producto por 13.563 toneladas a un valor FOB de 42,9 millones de dólares versus 7029 toneladas por 17,6 millones de dólares en 2012.
El principal destino de exportación en 2013 fue EE.UU. con 9454 toneladas (69.7% del total declarado en el período), seguido por España (20.0%), Brasil (4.8%) e Italia (3.0%), entre otros.
Fuente:terra.com.ar