21 septiembre, 2015

Aceite de oliva ‘made in’ Tenerife

Isla de Tenerife
Los agricultores tinerfeños han apostado en los últimos años en diversificar su producción. Más allá del plátano, la papa o el tomate -que siguen siendo algunos de los puntos fuertes de nuestra tierra- las características de la Isla, sobre todo por su climatología, convierten a Tenerife en un destino único para el cultivo. Una de las variedades no tradicionales que se ha ido asentando ha sido la del olivo, la cual ha desembocado en la producción de un aceite comercializado, sobre todo, parta un mercado selecto.
“A pesar de que en Tenerife se han encontrado referencias a ejemplares de olivos del siglo XIX, la introducción de este cultivo y la implantación de las primeras plantaciones regulares se produjo a finales del año 2005”, según un informe elaborado por el Cabildo, al que ha tenido acceso DIARIO DE AVISOS. Desde ese momento, e impulsado por una iniciativa municipal en Arico, el cultivo tuvo una buena acogida y empezó a extenderse, al principio asociado a otros productos como la viña, y luego en plantaciones regulares.
En estos momentos , de toda la superficie de cultivo en la Isla el espacio dedicado a los olivos ocupa poco más de 38 hectáreas. De esta dimensión se produce una media de 60.000 kilos de aceituna, destinada en su práctica mayoría a la producción de aceite de oliva virgen extra o virgen, mientras que la comercialización de la aceituna no tiene presencia en el mercado local.
Al respecto, el consejero de Agricultura, Ganadería y Pesca del Cabildo tinerfeño, Jesús Morales, destacó el crecimiento en los últimos años de este cultivo. “Las asociaciones nos han pedido su apoyo y por eso estamos trabajando en un plan que incluye diferentes acciones, que van desde la formación hasta los paneles de cata”, explicó. Destacó que esta variedad se adapta muy bien al clima insular y matizó que se trata de un nicho de mercado que se abre al consumidor, centrado sobre todo en el mercado gourmet. “Los cocineros canarios los usan, lo quieren y demandan más”, destacó Morales.
El consejero explicó que aunque la mayor parte se encuentre en el sureste de la Isla, también se localizan olivos en otros puntos del norte, como puede ser La Orotava. Del mismo modo, insistió en que aunque no se trata de un competidor para otros variedades agrícolas más asentadas, “sí puede ser una alternativa para ampliar la oferta”.
El responsable insular explicó que Tenerife cuenta con siete almazaras, de las cuales se obtienen en torno a dos o tres marcas de aceite. Este producto se comercializa principalmente en la propia Isla, debido a que aún la producción no es muy elevada. Destacó, así, que las botellas de este aceite selecto -cuyo precio ronda los 18 euros aproximadamente- han tenido muy buena acogida por el consumidor.
En cuanto al futuro, el citado informe elaborado por técnicos insulares recoge que “la continuidad pasa por aumentar su rentabilidad mediante la mejora de las técnicas de cultivo tales como riego, fertilización o poda, adaptadas a las condiciones de la zona, trabajando en obtener un producto de calidad que pueda mantener un precio que compense los altos costes de producción y eviten el abandono de las explotaciones, como ha ocurrido en otras ocasiones”.
Sigue:diariodeavisos.com