04 marzo, 2015

Llegan barcos con aceite de oliva

Lo que no hay en Jaén, se empieza a buscar fuera. Comienzan a llegar barcos con aceite de oliva a los puertos españoles, ya que las empresas están convencidas de que la cosecha de zumo de aceituna de España no será suficiente para abastecer a sus clientes.

La caída productiva en el olivar jiennense ha hecho que muchas empresas empiecen a cargar buques en otros países, principalmente, en Marruecos y en Túnez. El Gobierno de España ya plasma esta realidad en sus últimas cifras oficiales. Mientras que, el año pasado —a 1 de febrero—, se habían comprado 25.700 toneladas de zumo de aceituna, ya van 31.700. Además, nadie duda de que entrará mucho más “oro líquido” generado, principalmente, en estos dos países del Magreb.
Túnez cuenta con permiso de la Unión Europea para enviar un contingente de hasta 45.000 toneladas, por lo que puede entrar en el mercado común sin problemas. No obstante, los operadores pueden comprar todo el producto que deseen —sin restricción alguna— para enviarlo fuera de Europa, como a Estados Unidos, China, Japón o Brasil, entre otros destinos. Por otro lado, los últimos acuerdos del rey Mohamed VI con Bruselas posibilitan que Marruecos pueda enviar todo el aceite que desee a la Unión Europea. De ahí que son destinos muy apetecibles.
El director general de Dcoop, Antonio Luque, es muy claro: “Este año tenemos que salir fuera a comprar para cubrir la demanda de nuestros clientes. La cuenta resulta muy sencilla. España vendió 1.600.000 toneladas el año pasado, mientras que ahora tendremos unas 800.000. No hay suficiente producto, por lo que debemos acudir a otros países para abastecer a nuestros mercados. Ojalá que España pudiera atender a todos los clientes y que todo el aceite pasara por aquí. Nos daría una tremenda influencia en el mundo”.
Dcoop manifiesta que no puede perder mercados que ha conseguido cuando hay campañas abundantes. “Si dejamos al cliente, lo coge otro. Si se avanzara más hacia la integración tendríamos más potencial y existencias para abastecer a los operadores internacionales. La empresa siempre piensa en un mercado global”, afirma el grupo cooperativo por medio de su gabinete de comunicación. Por otro lado, el secretario de la Federación Española de Fabricantes de Aceite de Oliva (Infaoliva), Enrique Delgado, afirma: “Resulta necesario comprar aceite de oliva fuera porque debemos conservar los clientes que se quedan con el nuestro cuando tenemos grandes cosechas. Sin embargo, parece que existen ya diversas operaciones y que hay barcos que entran a nuestros puertos. Y aquí me surge la duda de que, a lo mejor, todavía resulta demasiado pronto. Es importante tener material para servir porque se crea fidelidad con los clientes y, si no tienes género un año, puedes perderlo. No obstante, comprar antes o después no es más que la planificación de las propias empresas a la hora de interpretar el mercado”.
Los últimos datos de la Agencia de Control de Mercados del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente indican que los envasadores disponen de 189.300 toneladas almacenadas en sus depósitos. Se trata de una cantidad muy alta, lo que quiere decir que las grandes empresas trabajan para tener género disponible y que se moverán para lograrlo a un buen precio. El Gobierno de España revela que las exportaciones han caído un 2% respecto al año anterior debido a la escasez de género. No obstante, las empresas se afanan para no perder lo que conquistaron años atrás. Mientras, las aceiteras jiennenses tendrán que saber leer la situación porque, pese a que existe poco aceite, tienen que saber venderlo a buen precio.
Fuente:diariojaen.es