16 septiembre, 2014

UPA prevé un 59% menos de producción de aceite de oliva para esta campaña

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) en Andalucía prevé una producción de 603.160 toneladas de aceite de oliva en la comunidad en la próxima cosecha, "muy baja", que supondrá un descenso del 59 por ciento con respecto a la anterior, cuando hubo 1.471.122 toneladas.
   En rueda de prensa, su secretario general, Agustín Rodríguez, ha desgranado las cifras calculadas por la organización de cara a la campaña de recolección 2014-2015, que va a ser "ligeramente superior a la de hace dos años", cuando se registró la más baja de los últimos años (449.497 toneladas en Andalucía), y lejos del "récord histórico" de la pasada.
   Junto a los datos a nivel andaluz, ha precisado los de Jaén, principal provincia productora del mundo, y España. En el primer caso, la producción estimada es de 217.363 toneladas de aceite, un 71 por ciento menos que en 2013-2014, cuando registró 749.528 toneladas, pero por encima de las 142.821 que se produjeron en la 2012-2013. Para el país, prevé 710.318 toneladas, lo que significa una reducción del 60 por ciento frente a la campaña anterior (1.775.847).
   Rodríguez ha explicado que estas cifras --que pueden tener una variación de más menos diez por ciento en función del comportamiento de las lluvias en otoño y de los rendimientos de la aceituna-- se deben a tres factores fundamentales: el agotamiento del árbol por la importante última cosecha, una primavera sin precipitaciones y una floración que coincidió con altas temperaturas.
   Por tanto, será una campaña "muy baja" que afectará a la economía del medio rural, algo que será especialmente visible en Jaén por su dependencia del monocultivo del olivar, y "sobre todo" para en el empleo. En este sentido, ha recordado que la provincia cuenta con unas 100.000 explotaciones, de manera que "en campañas normales" éstas aportan de por sí el 60 por ciento del empleo y se contrata el 40 por ciento.
   Ahora, en una cosecha escasa como la que se prevé, la mano de obra propia "seguirá al cien por cien" y será "el contratado el que caerá aproximadamente un diez por ciento", hasta el 30 por ciento del que se necesita para la recolección, porque el resto lo siguen aportan las explotaciones agrarias familiares.
   Rodríguez ha apuntado, por otro lado, que con la producción estimada más las existencias en el enlace de campañas, que rondarán las 450.000-475.000 toneladas, la disponibilidad de aceite en la próxima será de en torno a 1,2 millones. Por ello, comparándolo con la actual, en la que han salido 1,6 millones "sin precedentes", ha dicho que "teóricamente faltarían existencias para la campaña que viene de comercialización".

ANTICIPO Y PRECIO

   Eso "lleva a pensar en un anticipo de la recolección", dado que los precios, que ahora son "bastante razonables", van "a marcar el inicio" de una campaña en la que también hay "previsiones de calidad al alza" por ese menor tiempo para la recogida. Son los precios, igualmente, los que justifican la "diferencia importante" de producción estimada en Andalucía y Jaén, ya que parte de la aceituna de mesa se destinará a molturación por ese mayor valor.
   En cualquier caso y tras aludir a la ley de la oferta y la demanda por la que "se ha recuperado como consecuencia de las previsiones de mala cosecha", ha incidido en que el problema del aceite de oliva "no es de precio, sino de margen" de beneficios. Y es que, según ha destacado, el precio medio final que paga el consumidor tanto en el mercado nacional como en las exportaciones "supera los 4,5 euros por litro", un "desequilibrio" que debe "corregir" la Ley de funcionamiento de la cadena alimentaria.
Sigue:europapress.es