02 junio, 2014

"Vender el aceite de oliva a granel no supone siempre malvenderlo"

Oleoestepa es una de las principales cooperativas andaluzas productoras de aceite de oliva. Está además negociando una ambiciosa alianza a tres bandas con Agrosevilla y la cacereña Acenorca, como adelantó elEconomista.
Se ha especializado en la máxima categoría del mismo, el vírgen extra, que comercializa con sus marcas propias -Oleoestepa y Estepa Vírgen-, pero también suministrando aceite para marcas blancas premium o grandes clientes que lo compran sin envasar -a granel-. Álvaro Olavarría es el primer directivo de la compañía desde su fundación hace 27 años como cooperativa de segundo grado.
¿Cómo está transcurriendo la campaña y cuáles son vuestros principales datos?
Facturaremos algo menos, unos 75 millones de euros este año porque los precios han bajado, pero hemos aumentado nuestra producción un 30 por ciento, hasta 32.500 toneladas de aceite. Nosotros de todas formas tenemos menos dientes de sierra respecto a lo que muestra la evolución del conjunto de la producción de aceite en España, y ello porque estamos en una zona que es tradicionalmente productora de aceituna de mesa, que se recoge antes y deja el olivo más descansado para la siguiente campaña.
¿Cómo se distribuyen las ventas?
Nosotros acudimos a todos los canales en los que se valore la calidad del aceite. Esto sucede en el envasado con marca propia, y en el mercado de granel, tanto en España como fuera, para clientes muy exigentes. No siempre el envasado con marca blanca o segundas o terceras marcas es más interesante que una venta de granel con retos importantes. La mitad de nuestra producción sale fuera de España, bien a la UE o a terceros países. Y, del conjunto de nuestra producción, vaya al exterior o se quede en España, envasamos el 12 por ciento bajo marcas propias y de terceros. El mejor negocio para nosotros es el de nuestras propias marcas, Oleoestepa y Estepa Vírgen, pero no hay un mercado lo suficientemente desarrollado como para que nuestras ventas con ellas sigan aumentando de forma relevante. Nosotros huimos de mercados donde el aceite se mueve en grandes volúmenes, preferimos aquellos mercados en los que se considere el aceite un producto gourmet y de nicho. Pero, en donde se mueve en grandes volúmenes hay que diferenciar entre aquel que se vende a granel y el que se vende igualmente envasado con otras marcas. Nosotros atendemos a grandes industrias, a los que les vendemos a granel porque lo incorporan a la receta de su producto. Eso me aporta más valor que ir al mercado envasado en España, donde compites directamente con la marca blanca en precio.
¿En qué sentido?
Cada vez más, el oliva vírgen extra se está incorporando en más industrias como parte de su receta. Y lo que quieren es un proveedor que le dé garantías de la máxima calidad, y le ofrezca regularidad en el suministro. En definitiva, lo que quieren es un aceite llave en manos, tanto dentro como fuera de España, bien para envasarlo o bien para incorporarlo a su producto alimentario: mantecados, tortas de aceite, conservas, o elaboración de cremas con algún cliente europeo. En resumen, de nuestra producción media anual que viene estando en unas 28.000 toneladas, el 35 por ciento sale ya envasado con nuestras marcas o de terceros, o bien con algún tipo de transformación que realizamos aquí. Lo que quiero trasladar también es que esa idea de que lo que no se vende envasado, se malvende no tiene por qué ser así.
Sigue:eleconomista.es