26 mayo, 2014

El aceite de oliva reduce los efectos nocivos de la contaminación atmosférica

Un estudio presentado en la conferencia anual de la Sociedad Torácica Americana indica que el aceite de oliva ofrece protección ante problemas cardiovasculares derivados de la mala calidad del aire

Diversos estudios científicos han documentado durante los últimos años los efectos beneficiosos para la salud del aceite de oliva. Ahora, una investigación liderada por el profesor Haiyan Tong, de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) indica que tomar aceite de oliva también puede contrarrestar algunos de los efectos cardiovasculares adversos de la exposición a la contaminación atmosférica. La investigación ha sido presentada en la conferencia anual de la Sociedad Torácica Americana, que se celebra en San Diego (EEUU).
"La exposición a partículas en el aire puede conducir a la disfunción endotelial, una condición en la que el endotelio (revestimiento interno) de los vasos sanguíneos no funciona normalmente, que es un factor de riesgo para eventos cardiovasculares clínicos y la progresión de la aterosclerosis", ha explicado el profesor Tong. "Como se sabe el aceite de oliva y aceite de pescado tienen efectos beneficiosos sobre la disfunción endotelial, por este motivo se examinó si el uso de estos componentes o suplementos de la dieta podría contrarrestar los efectos cardiovasculares adversos de la exposición a partículas ambientales concentrada en un entorno controlado".
En el estudio participaron 42 adultos sanos que fueron repartidos al azar en tres grupos. Durante las cuatro semanas que duró el ensayo, un grupo de voluntarios ingirió 3 gramos al día de aceite de oliva, un segundo grupo ingirió la misma cantidad de aceite de pescado y un tercer grupo no tomó ninguno de estos productos. A continuación, en una cámara controlada, todos los participantes en este estudio fueron expuestos a un ambiente de aire contaminado con partículas finas y ultrafinas similares a las que se pueden encontrar en una ciudad.
La función endotelial de los participantes fue evaluada mediante la medición ecográfica de la dilatación de la arteria braquial antes, inmediatamente después y 20 horas después de la exposición al aire contaminado. También se midieron los marcadores sanguíneos de la vasoconstricción y la fibrinolisis (un proceso corporal que controla la formación de coágulos de sangre).
Protección natural contra las partículas contaminantes
Inmediatamente después de la exposición al aire contaminado, los investigadores observaron alteraciones significativas de la función endotelial (de hasta el 19,4%) en el grupo de personas de control (que no habían tomado aceite de oliva ni aceite de pescado) y alteraciones también significativas pero ligeramente menores en el grupo de personas que tomaron aceite de pescado (hasta el 13,7%).
El grupo de personas que tomó aceite de oliva, en cambio, mostró alteraciones poco significativas (de hasta el 7,6%), destacan los autores de este estudio. En este grupo también se detectaron mejores resultados en la activación de la proteína que evita la formación de coágulos y en los marcadores sanguíneos asociados con la vasoconstricción.
"Nuestro estudio sugiere que el uso de suplementos de aceite de oliva puede proteger contra los efectos vasculares adversos de la exposición a las partículas de la contaminación del aire", explica el profesor Tong. [La indicación de "suplementos" tiene sentido en culturas en las que no se utiliza habitualmente el aceite de oliva]. "Si estos resultados pueden ser confirmados, el uso de aceite de oliva podría ser considerado un sistema eficaz -y de bajo coste- para contrarrestar algunas de las consecuencias sanitarias de la exposición a la contaminación del aire".
Fuente:lavanguardia.com