02 abril, 2014

¿Qué futuro es mejor para Deoleo? Italia, el capital riesgo o una solución a la española

Día y noche decisivos para el futuro de Deoleo. Los interesados en la compra del 30% (y por tanto, del control de facto) de la primera compañía española de aceite de oliva tienen hasta las cinco de la mañana del jueves para presentar sus ofertas. A la puja acuden varios fondos de capital riesgo paneuropeo (CVC, PAI Partners y Carlyle) y el fondo soberano italiano (financiado al 50% por Qatar), a los que se sumó una vez iniciado el proceso el financiero italoamericano Robert Agostinelli (Rhone Group), amigo y colaborador del presidente José María Aznar.
Por diversos motivos, la venta de Deoleo ha adquirido dimensión de Estado. El cambio de control en la compañía aceitera española ha movilizado al aparato gubernamental tras descubrirse que Italia, a través de su fondo soberano (FSI), tal como adelantó este diario, está interesada en la operación. Esta situación ha alertado al Ministerio de Agricultura, que considera estratégico el aceite de oliva, sector donde España es líder absoluto con cerca del 50% de la producción mundial, muy por encima del segundo lugar que ocupa Italia con menos del 15% de cuota.
La intervención del ministro Miguel Arias Cañete ha sido muy discreta, pero se ha notado. Algunos de los fondos de capital riesgo interesados han visto sus opciones muy limitadas tras la politización del proceso, sobre todo si al final, como se ha barajado, se articula algún tipo de candidatura española en torno a SEPI después de que algunos emporios agroalimentarios nacionales hayan declinado estudiar la operación en curso. Esta opción puede estar abierta hasta el último momento, ya que dos vendedores como Bankia y BMN están controlados por el FROB.
El mercado está pendiente de esta posibilidad. Después de que SEPI sentara un precedente similar con la compra del 20% que Bankia tenía en la tecnológica Indra, que por cuestiones estratégicas pasó a manos del holding público tras pagar 337 millones de euros, las dudas están presentes. Sin embargo, las dificultades para que la cooperativa DCOOP (antigua Hojiblanca), propietaria del 10%, pueda afrontar el esfuerzo financiero que requiere esta operación complican una solución a la española después de los rechazos recibidos por otros consorcios nacionales.
Otra de las alternativas pasa por los fondos de capital riesgo. Además de los conocidos CVC, PAI Partners y Carlyle, en la recta final se sumó Rhone Group, el fondo controlado por el financiero italoamericano Agostinelli, que figura entre las 400 personas más ricas de EEUU. En su caso, la vinculación existente con José María Aznar, expresidente del Gobierno, a cuyo hijo pequeño, Alonso Aznar, emplea en su propio fondo, puede generar controversia, toda vez que su interés en Deoleo interfiere en una operación sobre la que puede opinar el Gobierno del PP.
Mientras tanto, el gran ogro de la operación, el Fondo Strategico Italiano (FSI), presenta sus credenciales de candidato amigable, asegura que su inversión tiene carácter de largo plazo, con la intención de mantener la sede española, seguir cotizando en bolsa y confiar en el equipo directivo actual. No en vano, esta operación es una prioridad para el fondo soberano, sobre todo después de que su tentativa para hacerse con la cadena NH Hoteles, con presencia en Italia, no fructificara. A partir de este miércoles, la pelota está en el tejado de los vendedores.
Fuente:elconfidencial.com