05 marzo, 2014

Aceite de oliva virgen extra, de primera prensada en frío... y alto alto voltaje

Una empresa española ayuda a desarrollar un proyecto que aplica pulsos eléctricos para mejorar la extracción y productividad del sector oleícola

Investigadores españoles de Ateknea Solutions, en colaboración con La Universidad Técnica de Berlín, D’Addato Agroalimentare, el fabricante de maquinaria Hakki Usta y la empresa Aceites Malagón, ha desarrollado un proyecto financiado por la Unión Europea, Oilpulse, con el que aseguran que simplificarán y mejorarán la producción de aceite de oliva.
La nueva técnica consiste en la destrucción de la pared celular de las aceitunas cuando se les aplica una corriente eléctrica de alto voltaje (Pulse Energy Fields) sin transferencia de calor. Al aplicarle estos pulsos eléctricos se forman poros en la pared celular vegetal que incrementan su permeabilidad y permiten obtener por tanto aceite en mayor cantidad. De esta manera, el producto no se calienta y conserva sus características organolépticas. Además, según los desarrolladores de la técnica, se trataría de un aceite de mayor calidad dado que permite transformar las olivas a temperaturas más bajas, lo que además permite un significativo ahorro energético para las empresas.
El origen de esta técnica se encuentra a principios del siglo XX cuando se comprobó el efecto letal de las descargas eléctricas sobre microorganismos al aplicar sobre un alimento un voltaje de 3000-4000 Voltios. El proceso se ha ido depurando desde entonces y se ha demostrado muy eficaz en la pasteurización de alimentos y bebidas como zumos de frutas, leche, yogures, sopas y derivados líquidos del huevo. Y ahora, parece que tambiñen del aceite de oliva virgen extra de primera prensada en frío... de alto voltaje

Programa europeo Horizon 2020