05 febrero, 2014

La almazara Aceites del Condado pasa a manos de sus cosecheros

 La almazara Aceites del Condado, de Arquillos, pasa a manos de algunos de sus cosecheros. El Juzgado de lo Mercantil de Jaén acaba de emitir una sentencia en la que da el visto bueno a un convenio que evita su liquidación, después de una deuda que la llevó a solicitar el concurso de acreedores.
Los problemas comenzaron hace un año cuando los agricultores depositaron la aceituna. “Primero, les dieron largas. Luego les dijeron que no podían cobrar”, tal y como explica el abogado de 40 cosecheros, Luis Miguel Collado Ruiz. El asunto derivó en una querella penal por estafa, apropiación indebida y delito societario, que está en fase de instrucción en el Juzgado de La Carolina, y la declaración del concurso de acreedores por parte de los propietarios de la fábrica.
De esta manera, Aceites del Condado de Arquillos se encontró en un callejón sin salida, en el que el Banco Popular exigía cobrar su crédito, sus cosecheros reclamaban el dinero de su aceite y la familia propietaria no podía hacer frente a los pagos. “Nos hemos movido mucho y me he dejado la piel.
No queríamos que la almazara desapareciera porque era la única forma de cobrar”, indica Luis Miguel Collado. Precisamente, este grupo de cosecheros con su abogado presentaron una propuesta de convenio muy innovadora. La deuda que la aceitera mantenía con los olivareros se cambiaba por acciones de la fábrica. De esta manera, los agricultores se convertían en propietarios de la fábrica.
Los administradores lo vieron apropiado. No obstante, quedaba el acuerdo con el Banco Popular, que se encontraba en el atolladero de que, si desaparecía la almazara, lo más probable es que se quedara con la finca, pero no cobrara el dinero. Por eso, acepta una quita y está pendiente de una refinanciación para que el proyecto siga adelante. El acuerdo conlleva un convenio y un plan de viabilidad, que establece los posibles ingresos que hacen posible el proyecto. El 19 de diciembre de 2013, la junta general de accionistas le dio el visto bueno. Obtuvo el 55% del respaldo. También cumplió los requisitos de los administradores concursales.
El Juzgado de loMercantil de Jaén lo ha autorizado esta semana. La almazara será de algunos de sus cosecheros, que se quedaron sin cobrar la aceituna. “El trabajo ha sido duro para hacerla viable. Lograr un convenio así es una excepción después de mucho trabajo”, afirma Luis Miguel Collado Ruiz
Fuente:diariojaen.es