21 febrero, 2014

China alimenta su interés por el aceite de oliva australiano

Los consumidores chinos adinerados se están pasando al aceite de oliva para cocinar, alimentando un repunte del gasto en botellas importadas e incitando a las empresas a comprar olivares en Australia para garantizar el suministro.
Las compras las han realizado personas que buscan productos prestigiosos y saludables que no se hayan visto afectados por los escándalos de seguridad alimentaria en China. Un conjunto de campañas publicitarias que muestran los beneficios de este tipo de aceite que no es el que se utiliza tradicionalmente en la cocina china también están incrementando la demanda a costa de otros aceites para cocinar.
China gastó el pasado año US$184 millones en aceite de oliva importado, 9,3% más que en 2012 y frente a tan sólo US$1 millón una década antes. Y el conjunto de operaciones en Australia indica que los inversores asiáticos ya poseen casi 10% de la producción de aceite de oliva australiana, según Tim Smith, director de ventas y marketing de Boundary Bend Ltd, el mayor productor de aceite de oliva virgen extra de Australia.

Invertir en granjas y procesadores de alimentos en el extranjero no es algo nuevo para las empresas chinas, aunque las operaciones en el sector del aceite de oliva son, hasta la fecha, pequeñas en comparación con las adquisiciones de miles de millones de dólares que realizan en los sectores de energía y materias primas. Hasta ahora, la actividad se ha centrado principalmente en comprar al por mayor a grandes productores europeos y embotellar en China, al tiempo que se entra de refilón en los olivares relativamente pequeños de Australia.
La última operación se llevó a cabo a finales de enero, cuando Australian Organic Olive Oil Co, de propiedad china, comenzó a envasar aceite para el mercado nacional procedente de las 1.500 hectáreas de olivares que compró hace 15 meses cuando Kailis Organic Olive Groves Ltd, en Australia occidental, se declaró en quiebra.
Sin embargo, Australia es un productor muy pequeño en comparación con los productores del Mediterráneo. España elabora entre 45% y 50% de la producción mundial de aceite de oliva, procedente en su mayor parte de Andalucía, y su cuota de mercado en China es de 60%. Le siguen los agricultores de Italia, Grecia y el norte de África.
"Hay un enorme potencial de crecimiento continuo del uso de aceite de oliva en China en las próximas dos décadas, aunque quizá no al explosivo ritmo de crecimiento anual de 30% a 40% que hemos visto en los últimos cinco años", dijo Manuel León, representante en Shanghai de la agencia de promoción de las exportaciones andaluzas, Extenda. "Cada mes, Extenda recibe varias peticiones de empresas chinas que desean comprar aceite de oliva o firmar acuerdos de licencia".
Sigue:wsj.com