29 enero, 2014

Un océano de aceite

La producción española de oro líquido, con Asturias entre las regiones - a la cabeza en consumo, bate récords de ventas y exportaciones
"El Mediterráneo acaba donde el olivo deja de crecer", asevera un dicho popular. En cambio, el mercado del aceite que nace de la aceituna nada en la abundancia y extiende la producción de las almazaras a más de un centenar de países en los cinco continentes.
Las cifras de ventas de la campaña actual, iniciada en octubre, superan los niveles históricos del ejercicio 2011-2012, uno de los más brillantes para el oro líquido español desde hace años. La salida del producto al mercado interior y exterior alcanzó el pasado diciembre 123.200 toneladas, cuando en las mismas fechas de 2011 fueron 121.700.
El auge del aceite se cocina a tres bandas, porque el aumento de la producción va acompañado de un incremento en la comercialización y en las exportaciones. Asturias, región sin tradición olivarera del Arco Atlántico, donde por lógica debería reinar la mantequilla, contribuye a la prosperidad de los olivares, ya que es una de las cuatro comunidades españolas que alcanzan un consumo más alto per cápita, solamente superada por Cantabria, Castilla y León y Galicia.
Los asturianos ingieren 11,9 litros de aceite por persona al año, cifra superior a los 9,7 de media en España. El gasto ronda los 30 euros por persona y año, frente a los 23,8 euros de media nacional, según datos del informe de Mercasa sobre consumo alimentario en España.
En diciembre la Agencia de Información y Control Alimentarios cifró que el aceite producido en los dos primeros meses de campaña ascendía a 170.400 toneladas, un 81 por ciento más que el obtenido en la campaña anterior. Las salidas de aceite envasado representan el 56 por ciento del total comercializado en el mes de noviembre y el 54 por ciento de los dos meses de campaña. Las exportaciones, con datos todavía provisionales para octubre y noviembre, se cuantifican en 143.000 toneladas, con un aumento del nueve por ciento respecto a la campaña anterior y del cinco por ciento en relación a la media de las cuatro últimas campañas.
España es el primer país productor mundial de aceite de oliva, con 800.000 toneladas anuales. Más de 300 millones de olivos cubren dos millones de hectáreas en las que Andalucía suma la mayor superficie, seguida, a considerable distancia, por Castilla-La Mancha, Extremadura, Cataluña y el resto de España. Y es en ese "resto" donde aparecen experiencias interesantes como la del aceite gallego de zonas como Quiroga y Valdeorras, que gana prestigio internacional. El olivo llegó a la región vecina en la Edad Media de la mano de los romanos, pero los Reyes Católicos ordenaron su tala para favorecer económicamente a las regiones del Sur. Se conservó en áreas de difícil acceso y ahora resurge.
Sigue:lne.es