10 julio, 2013

La salida de las cajas de Deoleo abre la veda para que la compañía reciba una oferta de compra

Suenan tambores de un gran cambio accionarial en Deoleo. Bankia, Caixabank y otras cajas presentes en el accionariado del primer grupo mundial de aceite de oliva han agrupado sus participaciones y han dado el mandato a JP Morgan para que sondee el mercado de cara a una posible venta del paquete conjunto que suma algo más del 30% del capital de la compañía. No buscan una colocación acelerada en el parqué, sino encontrar a uno o varios compradores que se hagan con esta participación que dará la llave para el control de la aceitera, perspectiva que ha desatado todo tipo de quinielas sobre los posibles interesados y abierto la especulación de que pueda recibir una oferta pública de adquisición (OPA).
Tras el proceso de reestructuración y refinanciación de la compañía, las cajas se han hecho con la mayor parte del pastel accionarial de Deoleo (el 41,48% del total). Bankia, con una participación del 16,5%, es actualmente el primer accionista; seguida de Unicaja, con el 10,06%; CaixaBank, con el 5,28%; Mare Nostrum, con el 4,8% y la Kutxa con el 4,84%. Todas estas entidades, a excepción de Unicaja, habrían agrupado sus acciones (reúnen el 31,4% del capital) y habrían dado la orden al banco de inversión estadounidense de sondear el mercado, según aseguran fuentes del mercado.
Que Bankia iba a vender su participación en Deoleo ya se sabía, ya que como receptor de ayudas de Bruselas tiene obligación de desprenderse de sus participaciones industriales. La novedad es que se haya unido con otras entidades accionistas de la aceitera que también están inmersas en una profunda cura de solvencia y en pleno proceso de venta de activos no estratégicos. La decisión es una buena noticia para el resto de accionistas y para la compañía, ya que se temía que las cajas optaran por vender sus títulos en mercado, ejerciendo una gran presión bajista sobre el valor, ya muy vapuleado en los últimos años y en zona de mínimos históricos. Los títulos cerraron ayer a 0,275 euros, la misma cotización con la que despidieron 2012.
Tras conocerse la agrupación de acciones y la búsqueda de comprador, las miradas se han dirigido primero al grupo cooperativo Hojiblanca, que, recientemente, se ha convertido en accionista de referencia de Deoleo, al hacerse con el 10,2% del capital, sellando así una alianza estratégica entre el productor de aceitunas y el fabricante de aceite de oliva que ha sido bendecida por el mismísimo ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete. El grupo cooperativo ya ha anticipado que quiere más. Hace varios meses, su director general, Manuel Luque, expresaba su deseo de comprar el paquete accionarial en manos de Bankia, con el objetivo de convertirse en el primer accionista de Deoleo, con un 26% del capital.
Hojiblanca ahora tiene la oportunidad de comprar mucho más: un 30% del capital adicional, una opción que, con el seguro apoyo de la entidad andaluza Unicaja -la única que no se ha unido al movimiento desinversor liderado por Bankia-, daría al grupo andaluz el definitivo control de la compañía aceitera, con alrededor del 50%. ¿El problema? La financiación. Para hacerse con el 10% del capital, la cooperativa ha tenido que ceder su propia marca Hojiblanca y la fábrica de Antequera en Málaga, canje que lleva a pensar que para adquirir otro 30% tendrá que recurrir, necesariamente, a financiación externa, algo nada fácil en estos tiempos. Además, al sobrepasar el 30% estaría obligada a lanzar una OPA, lo que dificultaría aún más la operación. Aunque es cierto que la cooperativa podría hacer partícipes de la aventura accionarial en Deoleo a sus 50.000 productores de aceitunas asociados, una opción que ya se estaría estudiando, según fuentes del sector agrícola.

Hemeroteca: Deoleo
Sigue:elconfidencial.com