05 julio, 2012

El COI ayudará a los gobiernos a evitar fraudes con aceite de oliva

El Consejo Oleícola Internacional (COI) trabaja para integrar a nuevos países -no sólo productores, sino también consumidores- y estudia la colaboración con la iniciativa privada para mejorar la promoción y con los Gobiernos, como el chino, para evitar adulteraciones o fraudes.

Así lo explica en una entrevista concedida a Efeagro Jean Louis Barjol, director ejecutivo del COI, entidad con 17 miembros del que la Unión Europea (UE) es el principal, con 27 países, y para el que Uruguay ya ha pedido su adhesión, y Chile, Brasil y Perú accederán de momento a un estatuto de observador, como primer paso.
Según Barjol, el COI no quiere ser una OPEP -organización que une a los productores de petróleo-, sino que más bien es "la pequeña FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) del aceite y las aceitunas", por lo que invita a integrarse tanto a países productores como a los consumidores.
Sobre actividades divulgativas, resalta que el Consejo de Miembros del COI realizará en Buenos Aires (Argentina), del 2 al 6 de julio, un análisis sobre la promoción.
El COI quiere que, a finales de 2012 o en 2013, todas sus campañas promocionales se hagan "con una relación más estrecha" con el sector privado y con los países miembro para tener mayor impacto.
También en la capital argentina esperan conocer "más detalles" sobre la propuesta del comisario de Agricultura, Dacian Ciolos, "que quiere que el COI tenga un papel más importante" para el sector.
El organismo internacional movilizará 2.400.000 euros en 2012 en promoción en EEUU, Canadá, China, Brasil y Japón, y baraja también realizar estudios de mercado en 2013 previos al desarrollo de campañas en Suiza, India, Indonesia y Singapur en 2014.Preguntado por el interés por Singapur, admite que "quieren estar desde el principio", porque es hoy un punto de encuentro gastronómico de primera magnitud en el lejano Oriente, "tiene que ser el escaparate del aceite para todo el mercado asiático".
En el lejano oriente -junto a Japón y China- ven claras posibilidades de negocio en Malasia, Indonesia y Filipinas -países en crecimiento y una tradición islámica que considera al aceite como alimento sagrado- e incluso en África -como en Sudáfrica o Angola-.
Sobre la evolución de las ventas, el primer consumidor mundial de aceite tras la UE es hoy EEUU (300.000 t), seguido de Brasil (60.000 t) y Canadá, Japón y Australia (40.000 t, respectivamente).
Pero China es donde más crecen (con 30.000 t), lo que podría convertirla en los próximos años en el tercer consumidor mundial.
Sigue:efeagro.com