23 mayo, 2012

El aceite de oliva sigue depreciándose pese al anuncio de almacenamiento

El kilogramo se cotizaba a 1,692 euros el día que se anunció la activación del sistema y ayer el producto se vendía a 1,658 euros en origen

Definitivamente, lo ocurrido en 2009 fue un hecho excepcional. El ‘efecto psicológico’ de la activación del almacenamiento sobre los precios del aceite de oliva es un mito. Sí, un mito más de un sector que sigue siendo duramente castigado por la gran distribución y su estrategia de ‘regalar’ el oro líquido para atraer clientes hasta sus tiendas. El pasado 16 de mayo, cuando el comisario Ciolos dio sus bendiciones, el producto se vendía en origen a unos ruinosos 1,692 euros el kilogramo. Ayer se ‘despachaba’ a 1,658 euros. Un 2 por ciento menos. Lo dicho, nada que ver con lo ocurrido hace tres años, cuando el solo anuncio por parte de la Comisión conllevó un punto de inflexión en la gráfica –también en mayo– que conllevó una subida del 40 por ciento en el periodo de tres meses.Y es que, confirmada una producción récord superior a 1,6 millones de toneladas en España –más de 670.000 en Jaén–, los grandes compradores mantienen sus expectativas de aprovisionamiento a corto plazo y a un coste más que interesante para ellos y para los consumidores –no así para los olivareros, que, según el propio Ministerio, deben gastar entre 2,20 y 2,40 euros para producir un kilogramo–.
La propuesta de la Comisión, aprobada en el Comité de Gestión de la UE del pasado miércoles, contempla la concesión de ayudas para retirar del mercado 100.000 toneladas de virgen y extra durante un periodo de 180 días. El nuevo reglamento prevé dos licitaciones. La presentación de ofertas se abrirá el 5 y el 19 de junio y está previsto que las adjudicaciones se conozcan dos días después de que se cierren ambos plazos. El procedimiento es idéntico a la convocatoria anterior, aunque entonces sólo hizo falta una subasta, ya que las 100.000 toneladas se cubrieron íntegramente a ‘las primeras de cambio’. A estas subvenciones podrán optar las aceiteras españolas y también las del resto de países productores –Grecia, Francia, Italia, Chipre,Malta, Portugal y Eslovenia–.
 
Semanas intensas
En próximas fechas sucederán otras cosas importantes para el sector. Según anunció el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, antes de que finalice mayo debe celebrarse una reunión en Bruselas para concretar el plan de apoyo al olivar. En su última visita a España, el comisario Ciolos ya planteó la necesidad de adoptar medidas que ayuden a una mejor estructuración de la oferta, extraordinariamente atomizada y con escasa capacidad de negociación frente a los grandes. También debe confirmarse –ya con resultados de estudios de campo– si la falta de precipitaciones invernales ha tenido una incidencia muy negativa sobre el cultivo. Por lo pronto, expertos independientes aseguran que la intensidad de la floración –que viene algo más tardía– está siendo un 50 por ciento inferior. Ayer, por ejemplo, se contabilizaron 700 granos de polen de olivo por metro cúbico de aire, cuando el año pasado estábamos por encima de los 7.000. Ante esta situación, cooperativas de Jaén ya han tomado la decisión en asamblea de dejar en las bodegas hasta el 30 por ciento de la cosecha, a fin de mantener un ‘stock’ estratégico para la próxima campaña.
Fuente: ideal.es