21 marzo, 2012

Cae una red de blanqueo de ventas ficticias de aceite de oliva ‎

En la operación se han detenido a 10 personas y se cifra en 6 millones el dinero defraudado

La Agencia Tributaria desmanteló el pasado 13 de marzo en las provincias de Córdoba y Sevilla una organización que supuestamente simulaba operaciones comerciales de compraventa de aceite mediante facturas falsas para defraudar a Hacienda. El presunto fraude supera los seis millones de euros y han sido detenidas diez personas —al menos cuatro de ellas en Lucena— y se han efectuado diversos registros en sociedades y domicilios de Córdoba, Sevilla, Madrid y Toledo.
Según informó la Agencia Tributaria, la investigación de esta operación, denominada «Olea», comenzó hace varios meses, bajo la dirección del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número dos de Lucena. Como resultado de esta operación, por el momento han sido detenidas diez personas, se ha imputado a otras cinco y se han realizado cuatro registros, donde se ha intervenido abundante documentación que pone de manifiesto el alcance del fraude fiscal cometido.
La Agencia Tributaria, dentro de esta misma operación, también ha intervenido 400 cuentas bancarias, 800.000 kilos de aceite y diez fincas, con un valor aproximado de cuatro millones de euros. El engaño consistía, supuestamente, en simular falsas compraventas de aceite de oliva, documentadas mediante facturas falsas.
Las supuestas ventas las realizaban empresas agrupadas en una organización constituida a tal efecto y que simulaban su veracidad dando apariencia de un tráfico mercantil normal, sin disponer de medios materiales ni humanos.
Con estas falsas facturas la empresa adquirente conseguía justificar un doble beneficio fiscal: por un lado computaba una mayor desgravación en el IVA; por el otro conseguía simular un conjunto de gastos que le permitía, de la misma manera fraudulenta, reducir los beneficios por los que tributar en el Impuesto sobre Sociedades.
Para equilibrar las cuentas de las empresas emisoras de facturas falsas, las sociedades del grupo supuestamente emitían facturas entre ellas para compensar su contabilidad. Una parte de los beneficios conseguidos ilícitamente puede haber servido para la adquisición de bienes inmuebles.
La investigación, llevada a cabo por funcionarios de Vigilancia Aduanera y la Inspección Financiera de la Agencia Tributaria, continúa abierta con la finalidad de determinar todos los pormenores del presunto delito contra la Hacienda Pública, por lo que no se descartan más detenciones.
Fuente:abc.es