18 noviembre, 2009

Algo más que un amenaza para el olivar de Jaén



Frente a los 150 olivos por hectárea de Jaén, estas fincas llegan a tener hasta 1.500

Nos encontramos ante una realidad imparable: las nuevas plantaciones con olivos de seto, una variedad que reduce los gastos de cosecha a 0,4 euros por kilogramo de aceituna. Junto a esta ventaja, otra no menos importante, tan sólo hacen falta 2,5 horas para recoger una hectárea, una extensión de terrenos en la que llegan a caber hasta 1.500 árboles. Estos datos 'asustan' si tenemos en cuenta que la densidad media por hectárea en Jaén es de 130 árboles y que una cuadrilla con una dotación tecnológica media requiere prácticamente de un día para recolectar este volumen de fruto.
Frente a todos estos beneficios, también hay serios inconvenientes. Transcurrido un período de tiempo de entre 12 y 15 años, este tipo de parcelas pierden parte de su potencial y requieren de podas severas (y costosas) para que la luz del sol penetre y el vegetal no se ahogue. También necesitan de más humedad, un imponderable que implica la implantación de modernos sistemas de riego que optimicen el caudal (conviene recodar que las sequías cada vez son más largas y frecuentes y que en estos momentos la cuenca del Guadalquivir acumula un déficit anual de 450 hectómetros cúbicos). Todo ello supone un desembolso inicial que puede superar los 10.000 euros por hectárea. En el caso de Jaén existe el inconveniente añadido de la falta de espacio y el hecho de que las únicas áreas disponibles, las que se localizan en las vegas del Guadalquivir (Andújar y Mengíbar fundamentalmente), son suelos con alto riesgo de verticilo.
Dentro y fuera de España
Esta clase de explotaciones se están generalizando desde principios de los 90 en Marruecos, Túnez, Siria, Argelia, Irán y Jordania. En estos países los gobiernos conceden importantes incentivos de siembra. En España también están ganando terreno. Así está sucediendo en comunidades como Extremadura, Castilla la Mancha y Cataluña.
El Comité Oleícola Internacional (COI) también ha analizado el alcance de este fenómeno. El COI no se postula ni a favor ni en contra de que los Estados libren recursos para transformación de sus olivares, aunque aclara que, transcurridos entre 70 y 80 años (lo que se define como 'edad económica'), diferentes estudios demuestran que las plantaciones pierden capacidad productiva. Por este motivo, se muestra a favor de que estas reformas se efectúen de forma gradual y respetando la coexistencia de los diferentes modelos.
Fuente:ideal.es

2 comentarios :

Leuret dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Leuret dijo...

Es como intentar ponerle freno a un vehículo cuesta abajo, la tendencia esta definida. El grupo SOS ha frenado su politica intensiva derivada de sus otras crisis(¿favorable o no para nosotros?). El consumidor acaba en el líneal, y nosotros con 100 o menos árboles por hectárea, con muchas dificultades de continución económica. Buenas tardes y felicidades por el blog.