13 enero, 2009

Los grandes distribuidores de aceite de oliva venden más y mantienen sus beneficios

El precio del aceite de oliva virgen extra, ayer, era de 1,83 euros por kilo, según el Poolred de la Fundación del Olivar, o, lo que es lo mismo, una auténtica ruina para el agricultor. Ni subió, ni bajó respecto al pasado viernes. Es lo que vale el zumo para los distribuidores, pero el consumidor paga más.

El aceite ha bajado en la tienda, pero no de la misma manera que lo ha hecho en las cooperativas y en las almazaras jiennenses. Ayer, el virgen extra salió de algunas empresas al rácano valor de 1,83 euros por kilo, según el sistema de precios en origen (Poolred). En cambio, un español que se acercara a un supermercado o a una gran superficie comercial tiene que desembolsar en caja casi el doble. La pésima idea de aumentar el consumo a fuerza de “tirar” el precio parece que, por el momento, sólo beneficia a la industria que se encarga de la distribución y de la comercialización.
Ayer, si se acudía a por un litro de aceite de oliva virgen extra de la marca Hacendado, que compra y envasa en las cooperativas la firma portuguesa Sovena, había que pagar 2,79 euros por litro. Si se optaba por la marca Auchan, 2,59. Y son los más baratos del mercado porque se trata de marcas recomendadas de Mercadona y Alcampo. Si se acude a firmas con más tradición, el valor se incrementa. Un litro de Koipe costaba 3,65 euros, mientras que Carbonell se pagaba a 3,56. Ambas son del Grupo SOS. Sin embargo, Acesur tampoco “tiraba” el virgen extra en la tienda. Coosur, con aceite de Jaencoop, se pagaba a 3,89 euros, y La Española, a 3,84. La distribuidora Migasa era la que tenía, en el lineal, el zumo algo más barato, con la marca Ybarra. Se pagaba a 2,85 euros, aunque en garrafas de cinco litros. Mientras, el virgen extra se paga a los agricultores a 1,83 euros por kilo, según el Poolred de la Fundación del Olivar.
un poco de historia. En enero de 2006, el zumo de aceituna de la mayor calidad se pagaba en origen a 4,20 euros por kilo. En ese momento se hablaba de una caída del consumo motivada por una cotización muy elevada y algunas empresas solicitaban la entrada de un contigente del extranjero, al margen de los mecanismos regulados por la Organización Común de Mercado (OCM) de la Unión Europea (UE), para rebajar el precio en la cooperativa. La UE deja entrar aceite de fuera de Europa, aunque, cuando se sobrepasa la cantidad estipulada, se ha de pedir un permiso especial con causas justificadas. Diario JAEN, el 20 de enero de 2006, publicaba, en la página 11, que el aceite rondaba los 5 euros en el supermercado, mientras que en origen se pagaba a 4.
El margen era de un euro, como mucho. En cambio, ahora es de 1,67 euros, si se estima que 3,5 euros por kilo puede ser el valor medio de venta en un supermercado. El valor del zumo de aceituna se ha rebajado en las tiendas y en los supermercados, por lo que los consumidores ahora lo adquieren algo más barato. En cambio, la gran distribución no ha renunciado a buena parte de sus márgenes comerciales a cambio de tirar del consumo hacia arriba. Asimismo, la estrategia de aumentar la cuota de consumidores de caldo de aceituna interesa a Jaén, pero a largo plazo. El olivar jiennense aún no se ha sometido a una profunda reestructuración para producir más a menos dinero. Por ello, ahora, lo que puede ofrecer son alrededor de 500 millones de kilos de aceite de gran calidad. Da igual que el mundo reclame aceite porque, por el momento, los olivares no dan más. De ahí que la política del precio “digno” es la que, por el momento, más riqueza genera para la provincia. Sin embargo, por el momento, la terrible atomización de la venta que existe hace que la negociación con los grandes distribuidores esté desequilibrada. Hay cientos de puntos de comercialización de productores y muy pocos compradores a gran escala.
la cotización. El Poolred de la Fundación del Olivar daba, ayer a primera hora de la mañana, pésimas cifras de venta. El precio medio del aceite de la mayor calidad se pagaba hasta a 1,75 euros por kilo, lo que suponía un descalabro de 8 céntimos, después de una leve recuperación durante el jueves y el viernes de la pasada semana. En cambio, conforme avanzaba el día, mejoró. Al final, se mantuvo el 1,83 euros por kilo, que era la misma cotización del último día de comercialización de la pasada semana. Asimismo, el Mercado de Futuros del Aceite de Oliva cerró, ayer, ocho operaciones de venta de 25 toneladas de zumo de aceituna. En total, 200 toneladas que mostraban una ligera tendencia del precio al alza, aunque sin llegar a superar los 2 euros por kilo en alguna de las entregas pactadas. Otra vez, el mercado, tanto en las entregas diarias, como en las de a futuros, se muestra inestable, por lo que no transmite tranquilidad a los agricultores, ni a los compradores, que esperan cuando notan que la tendencia es descendente para cerrar mejores tratos.
Las cooperativas y las almazaras jiennenses son las que más resisten e, incluso, intentan salir al mercado para intentar conseguir más beneficios de los que obtienen ahora en origen. Sin embargo, su red de comercialización no compite con las de los grandes.
Por:Enrique Alonso para Diariodejaen.es