17 noviembre, 2005

VIII Festival del Aceite de Oliva de Baena

Paladares expertos para olfatear el oro líquido del olivo.
El catador toma una copa y la mantiene cubierta con un vidrio. Luego, separa el vidrio de la copa y procede a oler la muestra, haciendo inspiraciones suaves, lentas y profundas, hasta detectar los atributos positivos o negativos que tiene ese aceite y en qué intensidad. En este período, que no sobrepasa los 30 segundos, expertos de varias nacionalidades europeas ejecutan el rito en un taller experimental a través del cual profundizar en un método útil para la degustación del aceite de oliva dirigido a los consumidores. Sus paladares exquisitos olfatean unas 30 muestras oleícolas de varios países productores.

El taller está enmarcado dentro del VIII Festival del Aceite de Oliva de Baena, que a su vez lo está en el proyecto Terra Olea, un plan que pretende aunar turismo y cultura oleícola. El técnico de este proyecto, Antonio Zafra, tiene claro que "la cultura del olivo y del aceite se transmite sobre todo a través de la cata y es fundamental para la gente que tiene restaurantes y para los consumidores en general".

Por ese motivo, un grupo de cocineros y personas relacionadas con el turismo y las rutas del aceite no pierden detalle de los olfateos a los pequeños recipientes entre los que se muerde una manzana para borrar el sabor del catado anterior. Quieren conocer y distinguir cuál es un caldo de calidad y transmitirse entre ellos las mejoras recetas y los principales usos del aceite en la cocina.

Entre los expertos participantes, la francesa Françoise Pouget recalca que "en Francia no contamos aún con una cultura de la cata del aceite y creo que es una buena idea la organización de este tipo de talleres para que el consumidor pueda aprender a distinguir lo que es un buen aceite. Por ejemplo, lo que más me ha llamado la atención de los caldos de Baena es su calidad y equilibrio con la mezcla de aceitunas de las variedades hojiblanca, picuda y picual. Para mi es la capital del aceite", aseguró.
El Dia de Cordoba